Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Sábado, 18 Marzo 2017 15:43

NOTAS, Revista Aleph No. 180

por  Marta-Cecilia Betancur, Jairo Ruiz-Mejía, J.H. García C.


Ezequiel Gabrielli, Pintor-Arquitecto, ilustrador de la edición física

En la presentación de la Revista Aleph No. 178 (por: Marta-Cecilia Betancur y Mario-Hernán López, profesores de la Universidad de Caldas). Dos homenajes se concentran en el número 178 de la Revista que presentamos hoy a la Universidad de Caldas, a la ciudad de Manizales y al país.  El nombre del  monográfico pensado y escrito a tres manos es una símbolo del importante momento que vive la nación colombiana: “Transiciones para una paz duradera e imperfecta”. Sin que fuera su propósito, la publicación de la revista coincide con el momento de la firma de los acuerdos y de la promulgación de la campaña por el plebiscito. Tal vez Aleph 178 sea el anuncio de una nuevo amanecer para Colombia.  

No es fruto del azar que pudiéramos reunir en este número la tenacidad de dos hombres y dos historias personales y colectivas, como tampoco es fruto del azar que pudiéramos reunir en él cinco décadas de la historia cultural y política del país: 50 años de Aleph, una revista cultural que, naciendo en la provincia, se posiciona como una de las revistas del pensamiento y la cultura más importantes de Colombia y América Latina. Y la posibilidad de poner fin a poco más de 50 años de guerra entre la guerrilla de las Farc y las fuerzas del Estado, con graves consecuencias para la población civil.

La tenacidad y persistencia de dos caldenses de la misma generación y con la capacidad de liderazgo suficiente para sostener dos procesos complejos se exponen allí: la persistencia de una Revista con amplias calidades académicas y capaz de convocar a las más grandes personalidades del mundo intelectual, en las diversas modalidades del pensamiento y la literatura de América Latina, gracias a la sabia dirección del Maestro Carlos-Enrique Ruiz. La paciencia y el tesón de Humberto de la Calle, cuya capacidad de mediación ha permitido que celebremos hoy los importantes acuerdos a los que ha llegado la Comisión de la Habana, que sabiamente ha dirigido por cuatro años. 

En compañía de Carlos-Enrique hemos querido preparar esta edición especial que busca hacer una aporte a la discusión que afronta el país acerca de la necesidad de poner fin al conflicto armado mediante la sustitución de la lucha violenta por la lucha política, la discusión de ideas y la persuasión. Este número de la revista, su historia de cincuenta años y el debate que ella aborda son manifestaciones de la madurez que va alcanzando la nación y la capacidad que ella ha ido adquiriendo para buscar salidas a  los conflictos económicos, sociales y políticos mediante el debate argumentado y la discusión de las ideas. Y en todo este proceso también la Universidad de Caldas ha ocupado un lugar. Carlos-Enrique fue nuestro rector, Humberto de la Calle es egresado de nuestra Universidad, y la revista ha estado en muchas ocasiones acompañada de la labor de algunos de sus docentes. Además, la administración actual de la universidad, comprendiendo el aporte de la revista, ha estimado conveniente unirse a la publicación y auspiciar un tiraje representativo para el país, con el fin de lograr la divulgación necesaria. Por tanto las ganancias son colectivas y son una muestra de la gran labor que los individuos y las instituciones pueden llegar a cumplir en el desarrollo del país. Mediante retos como éste, Aleph a través de su historia ha llegado a ser una aporte de la provincia a la nación colombiana, a Latinoamérica y, digámoslo sin soberbias pretensiones, al mundo. 

Gracias, entrañable Carlos-Enrique, por propiciar y avalar esta concitación de intereses. La Universidad, La ciudad y el país le estarán siempre agradecidos por ello. (Breve disertación en el marco del homenaje que se les hiciera a la Revista Aleph y a su director en la Universidad de Caldas, por los 50 años de su activa vida cultural. En relación con el cincuentenario se presentaba también el No 178 de la revista; 02 de septiembre de 2016)

 

Reseña de la novela “Después y antes de Dios”, de Octavio Escobar-Giraldo;  Ed. Pre-Textos, Valencia (España), 2014 (por: Jairo Ruiz-Mejía; licenciado en Educación, ingeniero electrónico, docente en colegio rural).  El libro, ganador del Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura de Colombia 2016, narra la historia de una mujer de mediana edad, de la alta sociedad manizaleña, que es víctima del engaño de  un capellán de universidad, dueño de una truculenta pirámide. La  debacle económica genera en su anciana madre el reclamo airado, ante el cual, la mujer, “la doctora”, la asesina, apuñalándola. En compañía de su amante, una mujer joven, pobre,  huyen. Su tío, hombre de mal, las encuentra, y por el buen nombre de la familia, mata a su amante, aísla a la mujer, hasta que termina abandonada en territorio venezolano. Esta es la historia. Una historia que guarda un símil, en su narrativa, con la crudeza y desafiante ironía con que Quentin Tarantino desarrolla sus películas.

El autor, ducho en la novela negra, depura su técnica y estructura una narración concisa,  sin ningún tipo de florituras, con descripciones naturalistas, al margen de cualquier reflexión que sobrepase los hechos. Si su propósito fue el de construir una novela ágil, breve, fácil de leer, donde el ritmo de lectura se mantiene expectante, con un mensaje de desarraigo, con una lucidez que los límites entre locura y cordura apenas se perciben, lo ha logrado en forma plena.

El personaje de la “doctora” representa no sólo la religiosidad incrédula de un pueblo o la permisividad y decadencia de una clase social en extinción, sino que también alude a la capacidad infame que el ser humano puede albergar no sólo en sus acciones, sino en sus juicios y reflexiones.

El tono de cinismo, de desvergüenza, de insolencia, que predomina en la novela, denota el desánimo o tal vez la insuficiencia actual de los principios religiosos para mantener incólume los valores de bondad, generosidad y pulcritud. La religión es apenas un espejismo que anuncia desesperanza. La oración, la fe, muchas veces invocadas en la novela, no alcanzan a impedir el delito y mucho menos a expiar las culpas. El desenlace de la trama se va sucediendo con la actuación expedita del tío que impone su autoridad, dando por hecho y además correcto, la mentira, el engaño, la tortura, como si estos ardides fueran absolutamente necesarios, pero sobre todo, pertinentes.

Para resaltar un recurso del que se vale el autor: los cuadros del Greco van apareciendo en la narración como un símbolo que entrelaza la realidad vivida por las protagonistas y sus reflexiones, y lo mostrado en ellos. Ambos están bajo el influjo de una distorsión: en aquellos el artista plasma su visión particular, enrarecida por su pluma, del mundo y del arte; en ellas, hay una moral distorsionada, pero que encuadra perfectamente en una sociedad permeada por el relajo y la complicidad letal.

Quizás Octavio Escobar, con la escritura de su premiada novela, nos quiere enviar un mensaje en el mismo sentido que lo hace el biólogo y entomólogo Edward Wilson, cuando dice: “Sólo la sabiduría radicada en la comprensión de nosotros mismos, y no la piedad, nos salvará”. Tal vez porque ésta ya se extinguió.

 

Comentarios sobre tres obras del escritor Octavio Escobar-Giraldo (por: Jorge-Hernán García C., profesor UN, ingeniero civil).  “Después y antes de Dios”:  Cada libro que llega a nuestras manos, y luego recala en los viejos estantes, carga con su historia. Algún día comenté que sería bueno leer a Octavio Escobar. A los pocos días recibí el presente del texto “Después y antes de Dios”.  Esas palabras no se las llevó el viento, para fortuna de un lector de novelas.

Leer a un autor por primera vez siempre ha representado un abismo insalvable. ¿Será que alcanzo a comprender la nueva escritura? El viejo recuerdo de los intentos fallidos con “Ulises” se hace duramente presente. Pero es cierto que hay libros de libros que con un párrafo leído al garete amarran al lector…

Una mañana de nieblas bajas y espesas, en la Manizales donde asesinaron a doña Carmelita, enfrenté ese abismo que no fue abismo sino un delicioso paseo por los escasos cinco capítulos de la novela. Dejé el quinto capítulo para el día siguiente, tachonado de nieblas bajas y espesas, para no acabar de una sentada con esa alegre cofradía entre escritor y lector. Una novela encanta cuando el hilo lo lleva a uno de la mano, cuando el golpeteo de las frases se acompasa haciendo del párrafo una pequeña sinfonía.

Cuando terminé la lectura me sentí en una gran llanura iluminada por un tibio Sol… La novela era ese camino que los vericuetos del tiempo ha marcado como huella y esos amplios espacios, a lado y lado de la vereda,  que el autor nombró pero no quiso recorrerlos, dejan la sensación de que “Después y antes de Dios” seguirá prendida a nuestra imaginación.

“El mapa de Sara”: Otra novela de Octavio Escobar. Ocurre que cuando uno lee una novela y se sintoniza con la escritura del autor, entonces quiere leer más cosas de ese autor. El caso de  “El mapa de Sara” es producto de esa sintonía entre texto escrito y lector.  “ojalá seas el lector que este libro esperaba”… ojalá haya sido el lector que esperaba este corto relato, uno de esos relatos que se leen de una sentada y cuando se termina la lectura quedan los ojos puestos en el vacío del horizonte buscando acomodar tanta belleza y tanta dulzura. Me ha producido una doble alegría “El mapa de Sara”, por cuanto a lo largo de su texto he vuelto a recordar con detalle  el texto de Óscar Collazos “En la laguna más profunda”. Los dos textos hilan la vida de dos pequeñuelos con miembros mayores de sus familias, ambos, los mayores, aquejados de dificultades de salud que los llevan a su muerte. En el texto de Collazos es la nieta la que acolita a la abuela que pierde paulatinamente la memoria  empezaba a entrar en un estado de indiferencia, se empezaba a ausentar, se sumergía en su laguna. En el texto de Escobar es el sobrino (Alfredo III) que acolita a su tío (Esteban, el tío Pipo) quien tiene quebrantos en su salud mental, el que caminaba alrededor de la fuente del patio, siempre en la dirección de las manecillas del reloj, para darle cuerda al universo.  Preciosos textos de vida y convivencia.

“Las láminas más difíciles del álbum”: Simplemente he vuelto a reescribir la frase, uno de esos relatos que se leen de una sentada y cuando se termina la lectura quedan los ojos puestos en el vacío del horizonte buscando acomodar tanta belleza y tanta dulzura.

 

Nos escriben…   “… La exposición de Ai Weiwei dentro de la programación del IV Centenario de la muerte de Cervantes hace parte de la llamada ‘Poética de la Libertad’, que hace hincapié en la creación artística y literaria como expresión de  la liberad Y  derechos humanos. Florencio Galindo, uno de los comisarios de esta exposición, que falleció hace unas semanas, fue el artista que dibujó las láminas con animación de algunas escenas de Don Quijote y Sancho representando los temas cervantinos del cautiverio y la libertad, esenciales en su obra.  Es autor también de una de las esculturas,  El Laberinto de las Alambradas que introduce la obra de Ai Weiwei, artista y activista chino, que muestra en su obra realista su experiencia de cautiverio en China, en la que exhibe la tortura que supone la invasión  de la intimidad y el ataque a la dignidad personal que sufrió él y sufren muchas personas sometidas por la fuerza a esta situación de falta de libertad./ La idea rompedora es la de organizar la exposición en la Catedral de Cuenca, y completa el conjunto la exposición de varios artistas de la vanguardia española que tienen su lugar fijo en el Museo de Arte Contemporáneo de Cuenca, que tuvieron bastante dificultad para abrirse camino en la época de Franco, en que la libertad de expresión estaba reñida con los valores estéticos tradicionales. ahora ver los vitrales de la Catedral diseñados por estos artistas sigue siendo una bocanada de aire fresco./ Este es más o menos el resumen de esta exposición, que seguro estará por internet dentro de pocos días.” Pilar González-Gómez (Madrid, 03.XII.2016)

“Estimado Maestro:/ He estado leyendo la recopilación de sus "Reportajes de Aleph" [Vol. II]. Muchos de ellos los había leído muchos años ha, otros eran completamente nuevos para mí porque seguramente me perdí la revista original, pero unos y otros me regalaron la maravilla de poder observar, casi que de primera mano (su excelente mano intermediaria me permite albergar esa ilusión), la labor que realiza tanta gente en el mundo en pro de la cultura (y de paso, constatar lo que un gestor cultural como Usted puede hacer por la difusión de las ideas)./ No podría decir cuál de sus reportajes me gusta más... algunos (José Vélez Sáenz, Adel López Gómez, Juan Bautista Jaramillo Mesa, Iván Cocherín) me retrotrajeron a mis tiempos de Manizales y a la vida cultural que allí se vivía (gracias a su gestión, entre otras cosas); otros más (Santiago García, Enrique Buenaventura, Jorge Alí Triana, etc.), me llevaron a situarme en el ámbito Nacional y en la controversia cultural de otras épocas (ahora no hay controversia, el trabajo de los teatreros de entonces cedió el lugar a unas sosas comedias en las que sólo interesa el rating); otros, más universales si se quiere o "allende el mar" (Gordon Brotherston, Paul Holdengräber, José María Valverde, Luis Cardoza y Aragón, etc.), me sacaron del ámbito nacional pero me hicieron ver que allá o aquí la difusión del saber (y sus dificultades) es una tarea en la que los adalides de semejante labor enfrentan idénticas dificultades./  Lo felicito: no sé cómo lo logra Usted, pero al leer los reportajes, independientemente de la época en la que fueron escritos, se respira la frescura de un texto nuevo, de un texto que tiene algo que decirnos hoy, de algo vigente aunque algunos textos provengan de reportajes de hace más de cuarenta años./  No he terminado aún de leer y deleitarme con todos los textos, pero quería, de antemano, darle las gracias por semejante regalo./   Eugenio Matijasevic"  (Bogotá, 20.XII.2016)

“Apreciado Carlos-Enrique:/ Esta semana recibí dos ejemplares del libro Ciencia y Humanismo, cuyo envío agradeceré a los vicerrectores académicos de las dos universidades patrocinadoras y que por supuesto debo también agradecer a ti./ Al ojear el libro, me convenzo de tu apropiada idea de celebrar el cincuentenario con una obra de gran aliento, muy en el espíritu que ha animado siempre la Revista Aleph. Sorprenden la envergadura y el contenido, así como la bella presentación editorial./ Los cercanos amigos de la revista tendremos a la mano un recuerdo imperecedero del meritorio aniversario./… Darío Valencia-Restrepo”  (Medellín, 29.XII.2016)

“Maestro Carlos-Enrique:/ El libro que acaba de salir para celebrar los 50 años de ALEPH, es un motivo más para admirarlo y agradecer su persistencia, su inteligencia y su permanencia en nuestro panorama cultural./ Mil gracias por permitirme formar parte del comité de aplausos./ Muy feliz fin de año 2016 y muy provechoso 2017./ Cordial saludo, David Puerta-Zuluaga”  (Bogotá, 29.XII.2016)

 

Hemos recibido… De la escritora Berta-Lucía Estrada E., en varias oportunidades galardonada en poesía y ensayo, sus siguientes obras: “Endechas del último funámbulo” (Ed. Litografía Uricraft, Medellín 2011); “Náufraga perpetua” (Ed. Museo Rayo, Roldanillo, Col. 2012); “La route du miroir – Poésie bilingüe espagnol-français” (Éditions du Cygne, Paris 2012); “… de ninfas, hadas, gnomos y otros seres fantásticos” (Ed. Pijao Editores, segunda edición, Ibagué 2016). De Luz-María Rivas M.: “Conocimiento gerencial – El caso de una empresa multinegocios: Suramericana S.A.” (Ed. Universidad EAFIT, Medellín 2015). De Víctor-Hugo Vallejo: “Con su permiso…” (Ed. Poemia su Casa Editorial, Cali 2016). De Hazel Robinson-Abrahams: “Narrativa de la Isla de San Andrés” (Ed. Sura, Medellín 2016). Del Prof. Arq. Santiago Moreno G. (editor general): álbum de mapas y descripciones “Universidad Nacional de Colombia CUENTA” – “Ysla de Santa Catalina & Providence Island – Puritanos, Esclavos & Piratas – Mapas del Archivo General de Indias, Siglo XVII; con resultados de investigación realizada por Hazel Robinson Abrahams y Santiago Moreno-González.

Patronato histórico de la Revista.  Alfonso Carvajal-Escobar (א), Marta Traba (א), José-Félix Patiño R., Bernardo Trejos-Arcila, Jorge Ramírez-Giraldo (א), Luciano Mora-Osejo (א), Valentina Marulanda (א), José-Fernando Isaza D., Rubén Sierra-Mejía, Jesús Mejía-Ossa, Guillermo Botero-Gutiérrez (א), Mirta Negreira-Lucas (א), Bernardo Ramírez (א), Livia González, Matilde Espinosa (א), Maruja Vieira, Hugo Marulanda-López (א), Antonio Gallego-Uribe (א), Santiago Moreno G., Rafael Gutiérrez-Girardot (א), Eduardo López-Villegas, León Duque-Orrego, Pilar González-Gómez, Graciela Maturo, Rodrigo Ramírez-Cardona (א), Norma Velásquez-Garcés (א), Luis-Eduardo Mora O. (א), Carmenza Isaza D., Antanas Mockus S., Guillermo Páramo-Rocha, Carlos Gaviria-Díaz (א), Humberto Mora O. (א), Adela Londoño-Carvajal, Fernando Mejía-Fernández, Álvaro Gutiérrez A., Juan-Luis Mejía A., Darío Valencia-Restrepo, Marta-Elena Bravo de H., Ninfa Muñoz R., Amanda García M., Martha-Lucía Londoño de Maldonado, Jorge-Eduardo Salazar T., Ángela-María Botero, Jaime Pinzón A., Luz-Marina Amézquita, Guillermo Rendón G., Anielka Gelemur, Mario Spaggiari-Jaramillo (א), Jorge-Eduardo Hurtado G., Heriberto Santacruz-Ibarra, Mónica Jaramillo, Fabio Rincón C., Gonzalo Duque-Escobar, Alberto Marulanda L., Daniel-Alberto Arias T., José-Oscar Jaramillo J., Jorge Maldonado (א), Maria-Leonor Villada S. (א), Maria-Elena Villegas L., Constanza Montoya R., Elsie Duque de Ramírez, Rafael Zambrano, José-Gregorio Rodríguez, Martha-Helena Barco V., Jesús Gómez L., Pedro Zapata P., Ángela García M., David Puerta Z., Ignacio Ramírez (א), Nelson Vallejo-Gómez, Antonio García-Lozada, María-Dolores Jaramillo, Albio Martínez-Simanca, Jorge Consuegra-Afanado(א), Consuelo Triviño-Anzola, Alba-Inés Arias F., Alejandro Dávila A.

 

 

Visto 34 veces Modificado por última vez en Domingo, 19 Marzo 2017 07:36
Copyright ©Powered by Ciudadeje.com