Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Edición No. 126/127 (9)

Revista Aleph No. 126/127 (julio/diciembre, 2003), Año XXXVII
"Una ofrenda para Manizales", dibujo del maestro Rogelio Salmona

 


Emma Reyes (Escribe: C.E. Ruiz). Murió Emma Reyes (1920? - 2003), una mujer crecida en ausencia de Colombia, en el viejo continente. Huyó joven y se instaló por Montevideo, Buenos Aires, París, Roma, Tel-Aviv, Perigueux, Bordeaux... Su vida se fue haciendo desde pintar florecitas con gracia, en la juventud temprana, las que vendía para su sos tenimiento hasta plasmar, ya mayor, grandes lienzos y murales con la imaginación desbordada de un trópico que se le crecía en el pincel y en la palabra. Conversadora inagotable. La exuberancia de imaginación le dejaba trazos para relatos en verdad sobresalientes. Muchas personas habremos quedado con esa multitud de cartas suyas, de ortografía bestial pero de alucinante decir, que desplegaba al mundo en busca de ser ella entre todos. Su soledad europea la llenaba en reuniones, trabajo intenso de taller y escritos desparramados con semblanzas y alucinaciones.


La de Marisa Madieri (Fiume 1938 - Trieste, 1996) es una experiencia literaria singular, fuera de los esquemas, que radica en una extraordinaria calidad humana, el interior un empuje que hace de la reflexión elemento imprescindible de la cotidianidad (sus escritos casi hijo "Chispas" biológicas de su persona "). En 15 años de creación, nos ha dejado menos de 300 páginas: Agua Verde, de 1987 (Traducción de Valeria Bergalli, postfacio de Claudio Magris, Minúscula, Barcelona 2001), El Claro de bosque, de 1992 (postfacio de Ernestina Pellegrini, traducción de Valeria Bergalli, Minúscula, Barcelona 2002), y un manojo de cuentos, no Todavía traducidos al español, reunidos con el título La Conchiglia (La concha marina) en 1998.


A estas alturas, al lector le habrá quedado claro
que las ideas realmente fundamentales y fructíferas
son, en gran medida, accidentes afortunados e
impredecibles.

Norbert Wiener
(Inventar. Sobre la gestación y el cultivo de las ideas)

Los rayos x es un caso clásico de descubrimiento
por medio de un accidente, un tipo de descubrimiento
que tiene lugar con mayor frecuencia de lo que nos
permiten comprender las normas impersonales de la
información científica.
T.S. Khun
(La estructura de las revoluciones científicas)


1

Mirada abierta:
manto de calor animal
sobre las cosas
represadas a este lado del río torrencial
por cuya prisa
las otras cosas siguen pasando sin cesar


Traducción del francés: Beatriz Nates-Cruz

La Academia de la Latinidad fue fundada en Rio de Janeiro el 13 de marzo de 2000. Su filiación, compleja, conlleva siglos. Academia, por ejemplo, es el nombre griego de una de las más famosas escuelas de filosofía de todos los tiempos, fundada por Platón y sus discípulos hacia el 387 a.deC. en un jardín consagrado al héroe ateniense Academos. El cartel de entrada rezaba un precepto pitagórico : “nadie ingrese aquí si ignora la geometría”.


En 1914, don Jesús del Corral publicó su famoso cuento “Que pase el aserrador”, el cual, desde entonces, figura en todas las antologías de la literatura colombiana, dado que reúne las calidades literarias del cuento bien escrito: historia atrayente, narración concisa y eficaz, humor dosificado, final inesperado.


La figura de Tulio Bayer provoca una especial atracción, al tiempo que evoca una anécdota de juventud: algunos notables de la ciudad habían creado una historia calumniosa acerca de la librería Mi Libro por que su dueño, Pablo Pachón, vendía libros de Marx y Engels.

Nadie se atrevía a acercarse a la librería por su fama de lupanar, a todos se les prohibía acercarse al librero por su imagen de proxeneta; los más osados se atrevieron a preguntar por una supuesta rosa roja que abría de inmediato las puertas de la lujuria.

La pregunta que titula este artículo puede sonar impertinente, pues pone en duda lo que para casi todos resulta obvio. En efecto, la ciudad se considera como universitaria simplemente porque hay en ella un número más o menos grande de universidades, la mayoría de las cuales tiene aquí sede propia, mientras que otras funcionan con el esquema de representación. Sinembargo, la mera acumulación de universidades no convierte a Manizales en ciudad universitaria, pues algo similar podría decirse de otras ciudades del país que no reclaman tal título, a pesar de contar con un porcentaje de población compuesto por estudiantes universitarios que, en algunas, es superior al de esta ciudad.

1. Un proceso necesario

Tuvo usted [Carlos-Alberto Ospina H.] la deferencia de enviarme el original de su ensayo sobre Siglo 20 que escribió para la revista Aleph*. Al leerlo y por afectarme, de inmediato, igual que a Santayana, "hay algo que evidentemente sucede, al menos en mí; siento un impulso instantáneo y complejo de la existencia que me fuerza a decir lo que pienso y lo que soy" . Y por el tema, lo que fuimos y aún somos. Nada tengo que objetarle a la agudeza de su contenido y menos a la claridad mental y estilística de su exposición. Me recuerda otra vez -la cito a menudo- la frase de Flaubert que dice que quien piensa bien, escribe bien. Por eso nos acogotan los que escriben mal, que no son lo mismo que los malos escritores -ojalá lo fueran-, pues estos no existen, al menos en literatura.

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com