Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Desde Aleph

Universidad en la dimensión de lo alcanzable

En las universidades públicas de Estado solemos ejercer, con preponderancia, la crítica hacia afuera, poniendo en tela de juicio casi siempre las políticas imperantes, pero no es costumbre mirarnos al espejo, con ejercicio de la autocrítica, en condiciones de libre-examen. No faltarán las razones para lo primero, y para lo segundo solemos no estimarlas. Estado, representado en los gobiernos, y las universidades, deberíamos hacer propósitos sinceros para adelantar diálogos que pongan en evidencia logros y carencias. Quizá no disponemos de una forma de cultura capaz de generar confianza, y motivos los habrá.

Leer más...

En el centenario del nacimiento de Julio Cortázar

1.Julio Cortázar: de los juegos del arte al Gran Juego

2.Cortázar: la creación como goce y aventura

 
Julio Cortázar y Graciela Maturo (Buenos Aires, 1973)

I.  Julio Cortázar: de los juegos del arte al Gran Juego

El artista es el anunciador de una época nueva

Juegos, infinidad de modalidades del juego, inundan la creación de Julio Cortázar.   Palindromas, acrósticos, juegos visuales;  juegos  por inversión o sustitución de letras; juegos de alternancia de líneas en el discurso escrito; juegos  lingüísticos, fonéticos, semánticos, literarios. Juegos infantiles. Juegos de azar. Juegos de riesgo. Juegos  de personajes dobles, que bucean en la naturaleza humana. Juegos de máscaras, que ponen sobre el tapete el tema de la identidad. La literatura misma es vista como juego.  Julio Cortázar se inscribe en la doble  modalidad del  genio  intuitivo, que se nutre de su propia experiencia, y a la vez del artista cultivado en la frecuentación de las tradiciones filosóficas, espirituales  y literarias, no sólo de Occidente sino también del Oriente. Entre esos múltiples campos a los que presta atención es preciso considerar el de la ciencia.   En distintos lugares de su obra, medularmente autobiográfica, hace referencia a sus  inclinaciones juveniles, que parecían llevarlo hacia la música y la plástica, hasta que finalmente optó  por la escritura literaria: la poesía, el cuento y la novela se le presentaron  nítidamente como juego   exploratorio de su  tensión   existencial, y como vía de una indeclinable búsqueda de absoluto.

Defiende y aconseja una percepción ampliada  y un cambio de conciencia que permita al hombre la iniciación de una nueva etapa, sin descartar en ella, audazmente,  una  mutación biológica. A esa etapa  apuntaban  expresiones que han sido mal repetidas y aprovechadas como l’ archibras  -que designa un brazo suplementario-  o  tercer ojo , el ojo del cíclope  capaz de la videncia:  alusión al artista-vidente que protagonizó y proclamó.  Son los  dones de un hombre nuevo que no es el sujeto  socialista –aunque pueda incluirlo- sino un hombre en posesión de sus potencialidades, integrado en un Universo inteligente.  El sujeto de la Modernidad, que para Heidegger culminó en el marxismo, ha de ser sustituido – luego de su paso por el Laberinto de la Historia-  por el hombre redimido, a las puertas del Reino, que ha logrado la salvación. La propia palabra salvación pertenece a las escuelas espirituales, de lo contrario no tiene significación alguna.


Leer más...

En memoria del protector de "Luna"

Las vidas están tejidas de complejidades, con destinos en caminos entrecruzados. Unas salen a flote, otras van a la deriva, y no faltan las que se gozan de la aventura y en ella perecen. El riesgo es pan de cada día, en cada una de las vidas. Levantarse, subir y bajar escalas, cruzar la calle… He ahí el juego de la suerte. Pero cualquiera que sea la idea del destino o de la fatalidad, es de regla en cada uno afrontar su vida, con el sostenido intento de construirla a imagen y semejanza de sus ambiciones, sin demérito de lo posible y lo deseable.

Conocí persona, hija de un recordado ingeniero de carreteras, y de señora agraciada y elegante, inquieto en temas, con deambular de ambiciones, y realizaciones en algunos campos, no propiamente los de su profesión de base. Economista de escuela, lector de literatura y de ciencia. Memoria feliz. Cusumbo solo, de escasa cercanía en familia y con los demás mortales. Polemista que no alcanzó a conciliar diferencias con personas, organizaciones y empresas que puso en cuestión.

"Luna" (Nyctibius griseus)

Leer más...

Jorge Arias de Greiff: un sabio de actualidad en paradoja

En las sociedades de todos los tiempos no faltan singularidades humanas identificadas como sabios, por su conocimiento avanzado y por la capacidad de comprender lo múltiple y diverso en su complejidad. Con ejercicio del librepensamiento, en el mejor de los casos.

Jorge Arias de Greiff (n. 1922) es un académico de tiempo completo, formado como ingeniero civil, de ejercicio temprano en este oficio por Tierradentro (en el Cauca), con fortalezas en física y matemáticas, y de pronto acceso a temas de la Astronomía y la historia de la ciencia. Le correspondió ser el primero en introducir cursos universitarios de Mecánica Celeste y Astrofísica. Miembro de las academias de ciencias y de historia. Maestro consagrado. Director del Observatorio Astronómico Nacional por más de treinta años, decano de Ciencias y rector UN. Hijo de antioqueños, de padre comerciante y madre formada en la música. Sobrino de León y Otto de Greiff. Con estirpe de inteligencia y laboriosidad. Sus ensayos meticulosos, sus conferencias ilustradas y provocantes, y el diálogo ameno, con infaltables apuntes sarcásticos, a veces de ‘humor negro’, permiten formar el juicio de estar frente a un sabio, ni más ni menos. Conocimientos abundantes y memoria fresca, le permiten establecer con facilidad correlaciones en temas, épocas y autores, con interpretaciones personales de enorme validez. Una bibliografía completa de su producción está por hacerse, y la Universidad Nacional de Colombia debería emprenderla, con el compromiso de recoger en varios tomos su obra.

                               Jorge Arias de Greiff y CER (Bogotá, 01.VII.2014, en casa del Maestro)

Leer más...

Lo 'inútil', fortín de la esperanza

En 1937 el educador norteamericano Abraham Flexner publicó ensayo para reivindicar lo útil en los conocimientos “inútiles”, dando cuenta de los descubrimientos ocasionados por la curiosidad, sin seducción alguna por el lucro. Hizo énfasis en la necesidad de enterar a los estudiantes sobre el mundo en el cual les toca vivir. Enfoca los temas en las dimensiones científica y humanística. Los buenos deseos de Flexner siguen con vigencia, al estimar que deberá llegar de nuevo un tiempo favorable a la búsqueda generosa, altruista, de conocimientos, de manera similar a los procederes de grandes creadores en poesía y música.

Leer más...

Lucía Donadío, trazos de infancia

La suave prosa poética de Lucía Donadío conserva las llaves que abren la cerradura de los recuerdos. Las claves íntimas de una infancia rodeada de prohibiciones y negaciones, de imposiciones y autoritarismo, regresan una por una en sus pequeños y conmovedores trazos. Desgarramientos y despojos. Desamparo. Dolores, tristezas y frustraciones. Temores. Amores  deseados. Y distintas ausencias se recuperan con valor en estos relatos de amorosas y adoloridas intimidades, sumisiones y silencios ("Filas", "Destierro", "Niña").

Leer más...

Revista "Autores y Editores" No 1 (CDR, Bogotá 2014)

 

Archivos de la Revista Aleph, en la crónica de una obsesión (Video)

Video de presentación en "Coloquio Internacional: 'Ilusión y Materialidad' de los archivos literarios" (Universidad de los Andes, Bogotá , 7 de mayo del 2014): "Archivos de la Revista Aleph, en la crónica de una obsesión". Muestra de su acervo cultural en 48 años de existencia.

Ingeniero de caminos en reportería

Desde los tiempos de estudiante universitario, en los alucinantes años sesenta, he sido preguntador sin tregua, siempre tratando de acceder a personalidades mayores en busca de su testimonio de vida, de su acontecer intelectual, académico, artístico, literario o científico. La primera vez me acerqué al científico alemán, Hans Herkrath, en la compañía de mi profesor de física, el inolvidable I.C. Alfredo Robledo-Isaza, después de escucharle impactante conferencia, en nuestra Escuela UN de Ingeniería, sobre la apertura del canal San Juan/Atrato con uso de energía nuclear; testimonio que publiqué en la edición número uno de la Revista Aleph (1966). Se trató de un diálogo recogido en cinta de carrete (en aparatosa grabadora marca Niccon, creo) y transcrito en una primera versión taquigráfica por la inteligente Alba Serna-Rivas, por entonces secretaria del Decanato en nuestra Universidad Nacional de Manizales, luego abogada y políglota.

Leer más...

GABO entre la soledad, la música y la nostalgia

"Cien años de soledad" en su singular expresión del “realismo mágico” no deja de ser la respuesta que evidencia Carlos Fuentes en la novela latinoamericana, como "la narración de una herida y la cicatriz de la misma". En las obras de García-Márquez pareciera que hay un destino de fatalidad, pero si se miran más al fondo se encuentra que en ellas somos, como en la realidad, una cadena de desgracias, en simultaneidad con el ímpetu de creación y laboriosidad, con atisbo a la superación de aquellas por los caminos de la educación y la cultura. La idea de fatalidad en sus obras tiene asidero de interpretación en analista tan respetado como William Rowe, quien la considera, para el caso de “Cien años de soledad”, debida al “deseo incestuoso”, como “trampa de Edipo” que gravita en la obra, pero también señala esa característica inherente a la “atmósfera de reclusión y de inevitabilidad” propia “de los estados del tiempo, los olores, la repetición de nombres y eventos y los procesos de deterioro físico y social”, tan presentes en la novela. Muy a pesar de esta apreciación, me parece que sí hay una solución advertida en la novela, con desarrollo en los escenarios puntuales del cuarto de Melquíades y la librería del sabio catalán, con el consiguiente despliegue del grupo conformado por Álvaro, Germán, Alfonso y Gabriel, con quienes se da salida realista al problema, personas de carne y hueso, con obra literaria reconocida, de impacto en la sociedad, en cabeza del propio Gabo. Llamado para los cambios que se anhelan en la comunidad.

Leer más...

La educación, un cuento de nunca acabar

Los grandes poetas, de todos los tiempos, saltan en verdades y bellezas, con el uso de metáforas de pensar, en medio del deslumbramiento. Así, José-Emilio Pacheco en un poema de recuerdo nostálgico dijo: “Lluvia de arena como el mar del tiempo./ Lluvia de tiempo como el mar de arena.” El tiempo inasible y misterioso nos involucra de manera fatal y elocuente, con la marca del destino. Como en las dunas en los desiertos, nuestras vidas son peregrinas, con entraña nómada. Y lo que hagamos tiene esa impronta de finitud. Pero en el suceder de generaciones la sociedad elabora caminos, siempre zigzagueantes, incluso con caídas y retornos. El método: prueba y error. Ensayamos, casi siempre con improvisaciones desconociendo el pasado. Colombia es claro ejemplo, más trágico por cuanto cancelamos de un plumazo el conocimiento de la historia en la educación formal.

El efecto más dramático lo tenemos en la Educación. No hemos conseguido un rumbo cierto, y a tientas nos movemos, como vendados los ojos, por senderos escabrosos. Tuvimos tres momentos felices con proyectos y realizaciones ambiciosas por lo prospectivas: 1. El plan de educación de Santander, en el origen de la República, 2. Los Radicales del siglo XIX y 3. La “República Liberal” del siglo XX. Y agregamos otra frustración, a mediados de los noventa del siglo pasado, al desconocer las recomendaciones de la “Misión de los diez sabios”, en cabeza de Rodolfo Llinás. Fuerzas retardatarias dominantes echaron atrás esos logros que incluyeron, por ejemplo, el modelo de escuela activa, la preparación de docentes en la Escuela Normal Superior, la descentralización formadora en diversidad de regiones y programas académicos integradores en ciencia, arte, humanismo, además de la valoración de la ciencia como método pedagógico. Hoy le apuntamos a la competencia rentable con formaciones técnicas de economía administrativista, atrayente en los negocios internacionales, con visión unidireccional del desarrollo, mediatizado por el signo de pesos. El desarrollo humano poco cuenta. Nos comparamos con indicadores internacionales en frías cifras.

Leer más...

Cuando las cosas arrastran las palabras

Borges hizo evidente que la poesía es magia y el medio misterioso es el lenguaje. Las palabras tienen carga de efectividad, por lo que dicen o por lo que quieren decir. Al escribir o hablar se dicen cosas que dan para variados sentidos. La ambigüedad reina. El misterio es palpable. Y la precisión, es decir, esa extraña concordancia entre lo que se dice y lo que se quiere decir, no es bien común, ni del común sentido.

Las conversaciones en la vida cotidiana están plagadas de lugares y de exploración espontánea por significados, por interpretaciones, asaz inconscientes. La transmisión oral responde a contar historias, a relatar momentos de la vida o situaciones de cualquier orden. Se llevan y traen mensajes. Y la comunicación entre las personas tiene visos de simpatía, de indiferencia, también de amor y de odio. Hay quienes al saludar lo que hacen es despedirse. Y cuando se presentan individuos, además del nombre de identificación que pasa de largo, se suele preguntar por cómo está la contraparte.

Leer más...

Imposturas intelectuales y académicas, a partir de Sokal y Bricmont

En los tiempos que andan, y otros anteriores, han hecho carrera diversas formas de simulación en la Cultura, a la manera de apariencias, o de coqueteos insustanciales, o de meros remedos con tergiversación o acomodo mañoso de asuntos. El mundo académico es muy propicio a esas dolencias, pero también se observa en autores consagrados como individualidades que por prestigio son más convincentes. La ciencia es un recurso de echar mano por legos para atrapar lectores y audiencias. Las jergas confusas también son propias para descrestar y engatusar incautos, desligadas de la racionalidad. El llamado “posmodernismo” ha sido prolífico en esas confusiones.

Por recomendación de Lorenzo Calderón-Jaramillo di con el libro “Imposturas intelectuales”, de dos destacados físicos: Alan Sokal, aplicado en la Universidad de Nueva York, y Jean Bricmont, de la Universidad de Lovaina (Ed. Paidós, Barcelona 2008; 316 pp.)  Ambos se dedicaron a explorar contenidos de verdad en textos reconocidos de autores consagrados. Desde el prefacio advierten del “empleo abusivo” de elementos de la ciencia por parte de autores como Jacques Lacan, Julia Kristeva, Luce Irigaray, Baudrillard, Jean-François Lyotard, Paul Virilio, Michel Serres y Gilles Deleuze. Esa singular obra padeció ataques de todo tipo, y ellos aceptan no haberse ocupado de controvertir con el radicalismo político sino de objetar la confusión intelectual. Identifican de entrada al “posmodernismo” como “una corriente intelectual caracterizada por el rechazo de la tradición racionalista de la Ilustración”, además del desprecio del que hace gala por comprobaciones empíricas y de la mirada despectiva por la ciencia, a la que considera como narración, mito y solo construcción social.

 

Leer más...

Renacimiento en el Trópico o el retorno a la creación

Mario Calderón-Rivera (1932-2014) escribió juicioso libro, en paréntesis de enfermedad que lo llevó a la muerte, con la historia y alcances del “Centro Las Gaviotas”, en el Vichada, creado y orientado por el científico Paolo Lugari, que alcanzó a publicarse: “Renacimiento en el Trópico – Paolo Lugari o los tiempos de Gaviotas” (Ed. Gaviotas, 2012; 260 páginas).

“Juan Salvador Gaviota” (la obra de Richard Bach) es referente de alto vuelo para estar fuera del tiempo, o como lo concibiera el pionero Paolo Lugari: “Lejos de todo y cerca de nada”, medida de la capacidad de riesgo para un emprendedor de esa naturaleza. Además, con la comprensión de estar en un planeta con situaciones angustiosas por los deterioros ambientales que llevaron a plantear un renacimiento del Trópico, en cierto sentido de retorno a los procesos de la madre Naturaleza.

A la vez, alude a la obra de Alan Weisman, “Gaviotas, A Village to Reinvent the World” (Gaviotas, una aldea para reinventar el mundo), que le antecede al libro en la tarea de ponderar la dimensión histórica de una obra. Gaviotas, nombre apropiado, que resalta la dimensión creadora, puesta al servicio de resolver problemas álgidos en el mundo. Aspecto que recoge en frase sabia enunciada por Lugari al recibir el doctorado honoris-causa de Carnegie Mellon University: “De lo que se trata es de recuperar la piel de la Tierra”.

Leer más...

"La mirada desobediente" de Adriana Hoyos

El caso de Adriana Hoyos es el de una infancia entre dos orillas que la sitúa en ese espacio, al parecer, sin arraigo donde acaso se presiente con mayor rigor la levedad del ser, lo que mantiene el espíritu en inquietud constante y parece responder positivamente a la ingravidez de nuestro ser en el universo. La mirada desobediente, título de este poemario, nos da algunas pistas sobre la actitud vital de esta poeta: al fin y al cabo toda poética acaba siendo una ética, es decir, una forma de ver y de mirar el mundo.

No mirar atrás, ordenó Yahveh a Lot y su familia cuando les permitió huir de Sodoma. Pero Edith, que así se llamaba la mujer de Lot, le desobedeció. En castigo a su curiosidad, ese dios severo la convirtió en una estatua de sal. Del mismo modo, la mirada desobediente es un desacato a las normas y usos sociales que advierten sobre el peligro que espera a los curiosos. Lo paradójico de estos mandatos divinos es que sin la curiosidad no habríamos descubierto otros mundos. Por tanto, tendríamos que rendir culto a la desobediencia si pensamos en Alicia explorando lo fantástico de una realidad tabú para las personas sensatas.


Leer más...

El libro, una pasión desbordante (en minorías)

En esta época del dominio ciberespacial sobre las cosas terrenales, suele especularse sobre el fin del libro en papel a favor del virtual. Al parecer, de lo que se trata es de una coexistencia en formas del libro. La novedad ha hecho su agosto con crecimiento intempestivo de ventas y susto de los libreros tradicionales, pero con los meses y años parece que todo va regresando a su debido lugar: el libro tradicional sigue produciéndose y los consumidores lectores adquiriéndolos, incluso frecuentando préstamos de bibliotecas como en el caso de la Luis Ángel Arango, de cobertura nacional. Asimismo, el acceso al libro digital tiene su lugar, en simultaneidad, con alcance en maneras apropiadas como las “tabletas.

Leer más...

La literatura, una estrategia pedagógica

El pasado 10 de octubre se cumplió la tercera conferencia del ciclo 2013 de la “Cátedra abierta – Grandes temas de nuestro tiempo”, en la Universidad Nacional de Manizales, y le correspondió la intervención a una personalidad de nosotros, formada y fogueada en ámbitos nacionales e internacionales, con la disposición de crear y compartir para despertar y motivar vocaciones por la lectura y la innovación. Desde muy temprano esa ha sido su dedicación, con la marca proveniente de la infancia por las lecturas selectas y bien entonadas de su recordado padre, el ingeniero Alfredo Robledo-Isaza, profesor universitario eminente, con destacados desempeños profesionales, tempranamente ido.

Leer más...

Eduardo Escobar en el laberinto de la vida y la palabra

… la vida es hermosa porque es ardua, porque no es simple, porque es enigmática,
y que merece vivirse con defectos y todo,…
                                                          Eduardo Escobar

La poesía es la expresión primera desde antes de Homero, con Homero y en los Presocráticos. Las culturas reconocidas como aborígenes la utilizan en la preservación de tradiciones y en rituales, con la música del espíritu y repercusión en la danza. Pero en el fondo el ritual mayor de su significado es creación, elucubración, sentido del sinsentido, sinsentido de realidades en contraste, búsqueda de símbolos, de los destellos para la alucinación y la sorpresa. Y el mundo siguió en el despropósito de construir entelequias de la nada, hasta el fin de los tiempos, en consonancia con armonía desarmónica del universo.

A finales de los años cincuenta, justo en 1958, un grupo de muchachos con inquietudes de la lectura y la escritura levantaron bandera, agrupados bajo el mote de “Nadaísmo”, y revolcaron las páginas de los diarios, los noticieros de la radio, los atrios parroquiales, las plazas públicas, con irreverencias y excentricidades a montón, a la manera de arrebatados publicistas, declarándose geniales, locos y peligrosos, pero no dejaban de ser mansas palomas. Fue una ebullición de rebeldía creadora, con exageraciones escénicas que todavía hoy se recuerdan, pero en lo sustantivo estuvo que esos muchachos tenían talento y expresión que fue consolidándose en obra sólida, en algunos de ellos. Su jefe, el autodenominado “monje loco”, fue Gonzalo Arango, poeta, narrador, periodista. Y en el trasfondo estuvo la actitud intelectualmente distinta de un escritor notorio, Fernando González, el “filósofo de Envigado”. Grupo que marcó la historia de las letras en Colombia, con extensión de relumbre en otras comarcas. Su presencia ha quedado salvaguardada en la expresión “movimiento nadaísta”, integrado por personas en comunión de amistad, escándalo, contrarios al odio e identificados en los grandes amores, en las obsesivas lecturas y en las escrituras desbordadas.

Leer más...

Carlos Gaviria-Díaz en "Mito o Logos"

Siempre he creído que las ideas son parte fundamental de la vida democrática. No puedo creer que podamos pensar los cambios que reclama la nación sin replantearnos con vigor el sentido de nuestras metas y aspiraciones colectivas. Tengo la convicción de que Colombia necesita pensar la política de otra manera; ejercerla a través de los medios de civilización y respeto que la humanidad entera busca anhelante. La ética, o, para decirlo de otra manera, la decencia pública, no es un adorno o sortilegio de la vida, sino que, por el contrario, expresa las realizaciones de la virtud ciudadana y la fuerza de la democracia, viva, actuante y participativa.  
                                              Carlos Gaviria-Díaz

 

Personalidad liberal en el más riguroso y sensato de los sentidos. Librepensador, formado en las disciplinas del estudio y la reflexión, con acendrada vocación académica. Pensador con erudición de fácil compartir. Sus más hondas preocupaciones: la justicia y la libertad. Por circunstancias de su formación y profesionalismo fue a dar a la Corte Constitucional donde lució sus condiciones de libre examen, con liderazgo de sentencias históricas que todavía tienen pensando al mundo en temas cruciales de la eutanasia, el consumo de drogas alucinantes, la libertad de expresión, entre otros. Su libro: “Sentencias – Herejías constitucionales” recoge esas contribuciones suyas (Ed. Fondo de Cultura Económica, Bogotá 2002;  453 pp.)

Sus criterios rectores como conciencia jurídica de la nación han sido, de manera imperturbable, dos: “Nadie por encima de la ley” y “La igualdad es la base de la justicia”.

Como defensor de los derechos humanos le tocó salir a duros años de exilio, y llega a la política como formador de condiciones para la honradez, los comportamientos decentes, la elaboración de principios para el ordenamiento de la sociedad con la participación de la ciudadanía. Y llegó al Senado de la República, donde su voz de sabia racionalidad no fue siempre debidamente oída. También su liderazgo de conciencia ética y jurídica, con sentido social, lo conduce a ser candidato a la presidencia de la República, por partido que contribuyó a integrar como alternativo a lo perniciosamente dominante. Pero las condiciones en esos ámbitos le generaron más desgaste que retribuciones alentadoras. Y ahora se encuentra de nuevo dedicado a la Academia, como es apenas natural por su vocación de estudio y meditación, con llamados permanentes de universidades de Colombia y otros países para nutrirse de su sabiduría.

Su pasión es Sócrates que ha asimilado con rigor, hasta distinguir en los Diálogos de Platón aquellos en los que Sócrates es como es, por desarrollarse siempre en términos de la duda, con interrogantes continuos, desmontando el saber autoconvencido de autoridades atenienses. Su reciente libro: “Mito o logos – Hacia La República de Platón” (Ed. Luna Libros, Universidad del Rosario, Bogotá 2013; 136 pp.), es un propio rescate de sus notas en el exilio, con anuncio de un segundo volumen. Tuvo como antecedente la justificación de año sabático concedido por la Universidad de Antioquia, en 1987, para desarrollar investigación sobre “Saber, virtud y poder en Platón”. Proyecto interrumpido por el asesinato del doctor Héctor Abad-Gómez, presidente del comité de derechos humanos de Antioquia, el 25 de agosto, del cual Gaviria era su vicepresidente. Con urgencia va a Buenos Aires al exilio y a pesar de las angustias y desasosiegos, se dedica a estudiar, concretando la escritura de este libro concebido “para quienes se acercan al pensamiento filosófico con espíritu lúdico y gozoso”. Libro que apenas ahora ve la luz, puesto que el autor tuvo agitados paréntesis de magistrado, senador, candidato presidencial, con ajetreos de la política que le dejaron inocultables desazones. En él rastrea los pensadores y obras, con visión de camino, que en lo fundamental dan origen a la obra de Platón.

Leer más...

Educación por el Arte, en Herbert Read. Sentido de vigencia.

Con este trabajo[1], que hago con sentido e intención un tanto utópicos, pero ojalá resultare convincente, quiero propiciar la reflexión[2] sobre un siempre actual modelo de educación fundamentado en el arte, como posibilidad de superar a los que nos rigen con resultados desastrosos a la vista y de conquistar la formación integral de una nueva persona, más cosmopolita, con ejercicio de vida a plenitud. No resultará, entonces, extraño volver una y otra vez a fuentes insustituibles como Platón[3], Aristóteles, Kant,.... Las consideraciones que siguen las hago en emulación comparativa de experiencias mundiales, por desgracia no generalizadas, ni en países como Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Alemania, o aún España, pero sí con logros palpables en esas sociedades.


Leer más...

Carlos Gaviria-Díaz en la "Cátedra abierta - Grandes temas de nuestro tiempo", versión 2013

No hay que olvidar que los cimientos más profundos de la cultura occidental están en la Grecia antigua, donde se sucedieron personajes y escuelas que exploraron por el sentido de muchas cosas, con pies en la tierra, mirada al universo y condición politeísta. Su método: el libre discernimiento y expresión en la poesía y  en la lógica argumentativa, con personalidades emblemáticas como Parménides, de la escuela eleática, y Heráclito, de la escuela jónica, dos vertientes contrapuestas que tuvieron efectos en pensadores como el eleático Spinoza (s. XVII), de fuerte apoyo en la razón, y Hegel el jónico (s. XIX), con soporte en la teoría de los contrarios. Allá se originaron la ciencia y el pensamiento, con aventuras de exploración celeste y merodeos por el mundo de las realidades escurridizas. Los griegos construyeron apreciaciones valederas sobre observaciones, bajo maneras de pensar desafiantes. Los pasos serios de los que hoy se dispone, aun con las dudas y las timideces que subsisten, tienen aquellos puntales para los nuevos desafíos, con una prolongada historia.

 

Leer más...

Carlos Eduardo Mejía-Valenzuela: una vida hecha de tenacidad y casualidades

En un principio fueron los ingenieros civiles, los abogados y los médicos quienes tuvieron a su cargo las más variadas tareas en la sociedad, hasta el surgimiento de otras profesiones. Quizá la más versátil fue la ingeniería civil, con profesionales preparados para los múltiples diseños y la construcción, pero también con capacidad de asumir responsabilidades en campos de las finanzas, la gerencia empresarial y los desempeños en la administración pública. Luego aparecieron otras ramas de la ingeniería, la economía y la administración que fueron restringiendo el fuero de los ingenieros civiles.

No hay sector del desarrollo regional donde no hayan intervenido los ingenieros civiles. Fueron los artífices de la infraestructura múltiple, como también de industrias, con liderazgo en sectores financiero y social, sin excluir la política.

Carlos Eduardo Mejía-Valenzuela es un santandereano (n. 1927) que vino a dar a Manizales, por una bienaventurada casualidad, cuando se fundó en 1948 la primera universidad del centro-occidente del país, dependiente de la Universidad Nacional de Colombia, al ofrecerse por esta la carrera de ingeniería electro-mecánica, que devino ingeniería civil al año de establecida. Llegó después de sortear otras posibilidades, entre ellas el estudio de dos años de aviación. Y se formó en nuestra ciudad a la manera advertida antes, en programa de seis años y uno adicional, no previsto pero que se aplicaba en el trabajo de grado. Jóvenes de diversas partes del país acudieron a la cita y de esa manera conformaron la generación de los estudiantes-fundadores, cimiento de una profesión que ha crecido en líneas de profundización y en especialidades, y de la Universidad multiplicada que hoy disfrutamos. Mejía-Valenzuela llegó a esta región para quedarse.

Leer más...

Lectura y libros: un delicioso enigma

Hay un debate de si el libro en papel desaparecerá, avasallado por las ediciones virtuales, en creciente promoción de ventas. Las opiniones se contraponen. Y no deja de tener cabida la posición media: coexistencia de ambos recursos. Librerías se han cerrado, al igual que panaderías, tiendas de abastos, expendios de cualquier orden, pero nunca se piensa que sus productos serán remplazados por otros, más modernos y eficaces. Y se abren nuevos negocios de lo mismo, o con creciente concentración en supermercados y centros comerciales. La caverna de Platón rediviva, a la manera que expone Saramago en su novela famosa.

Leer más...

Educación de calidad por un 'mundo nuevo'

Bertrand Russell estimó que la vida de una persona sería satisfactoria de cumplirse dos clases de armonía: la una, entre inteligencia, emoción y libertad, y la otra, en la relación con los demás. Armonía en el sentido de favorecer en positivo la suma de esfuerzos para alcanzar objetivos en el desarrollo personal, y del mutuo beneficio. Procesos que involucran la reflexión, al estimar problemas, o situaciones, para encontrar salidas adecuadas.

Leer más...

La vida es el supremo deber

Suele hablarse de los derechos y deberes, más de los primeros, en organizaciones laborales y estudiantiles, con el ánimo de conseguir un mejoramiento continuo. Las constituciones en los países consagran principios generales en ambos campos, al igual que los estatutos fundacionales de empresas e instituciones de diverso orden. Por casualidad feliz encontré enlace en una red social de acceso al libro “De nuestros deberes para con la vida – Reflexiones sobre la convivencia entre los seres humanos y de nosotros con el cosmos” (1999, 2008), escrito por el científico social y hombre de letras Gustavo Wilches-Cháux (consultor internacional en prevención y atención de desastres), quien al abordarlo me hizo llegar un ejemplar en físico. Material que aproveché para un estudio compartido con mis estudiantes en la “Cátedra Aleph”, versión 22, como paréntesis en el estudio afín de “La creación” de Edward O. Wilson. Se trata de trece lecciones concebidas como reflexión para tareas educativas en comunidades de paz, a favor de la vida, con la esperanza de reasumir responsabilidades para enmendar malos caminos, de plena vigencia.

                                                Editorial El Búho, Bogotá 2008; ISBN: 978-958-9482-64-3

Leer más...

Convergencia de persona y dignidad

Sale temprano en la mañana de la pensión donde reside en el centro de la ciudad. Recoge en la distribuidora los periódicos y los billetes de lotería que le corresponden para la venta del día. Toma un bus y va a dar al barrio “Residencias Manizales” para entregar los primeros siete ejemplares de contrata en una fábrica. Luego sube penosamente a la avenida Santander y emprende con lentitud y con descansos a cortos trechos, en procura de realizar los productos en sus manos.

Se trata de una mujer con menos años de los que aparenta, por aquellas dificultades de la existencia. Originaria del municipio de Simijaca, de familia campesina desplazada por la violencia en 1948. Llegó muy niña a Armenia y luego a Manizales, donde sobrevive desde 1976 con la venta ambulante de periódicos. De estatura no más de 1.30, bordón corto en mano, piernas engrosadas por las dolencias, cuerpo inclinado por el trajín acumulado y el peso de los periódicos. Traje pulcro, con bufanda de gracia al cuello. Sus labios trazan cordialidad con los clientes, o con los caminantes que de pronto la saludan. No da muestra alguna de angustia o de incomodidad con el destino que le tocó.

Maria-Celina Cabra, vendedora de periódicos y lotería

Leer más...

Emma Reyes: mujer que respeta solo lo vivido

La historia comienza en Germán Arciniegas, quien de vieja data ha estado como animador cerca de la vida y la obra de Emma Reyes, con intercambio nutrido de correspondencia, con encuentros en diversas ciudades del mundo. Una cierta vez, el maestro Arciniegas me compartió una libreta de Emma Reyes, con relatos alucinantes: su veta oculta de escritora; le pedí autorización para publicar alguno de ellos y tal se hizo en páginas de esta revista. Así ocurrió en otras oportunidades. Desde entonces, y con la venia del Maese, me comuniqué con la afamada pintora. Cartas van y cartas vienen. En la Aleph No.100 colaboró también ella con escrito singular.

Por otra parte se suma el antecedente de haber sido Emma Reyes la primera esposa de nuestro escultor Guillermo Botero-Gutiérrez, en sus tiempos de formación y trabajo en Montevideo (años 40). Se encontraron y ambos fueron a dar a Caacupé, en Paraguay. La historia conjunta duraría poco más de un año. Emma va a París, merecedora de una beca que obtuvo en Buenos Aires, y el maese Guillermo siguió su camino por el sur, con historia también larga. Esa vida en común tiene relato en páginas del libro “Y fue un día”, escrito de memorias de Botero, publicado en 1997 por la Universidad Nacional de Colombia, en Manizales.

 Emma Reyes y CER, en su taller de Burdeos (1998)

Leer más...

Humanismo y concordia en Gregorio Peces-Barba

La España del siglo XX dejó sus lecciones en la vida y obra de los humanistas, personalidades de alta formación intelectual, nutridos en la sabiduría de los clásicos griegos y latinos, herederos cercanos de la “Institución Libre de Enseñanza”, creada y regida por el sabio-pedagogo Francisco Giner de los Ríos, cuna de la generación de los Republicanos, muchos de ellos exiliados en Latinoamérica, en especial en México y Argentina, por la inclemencia de la guerra civil. De esa estirpe fue Gregorio Peces-Barba (1938-2012), jurista, político, esencial académico, rector-fundador de la Universidad Carlos III, donde tuve la oportunidad de visitarlo, con Livia, en 1998. Fue uno de los siete ponentes-redactores de la Constitución de 1978, el de mayor liderazgo, que condujo al retorno de la democracia, caso singular en la historia contemporánea, en tanto pacto social, y con posterioridad elegido presidente del Congreso de los Diputados.


Leer más...

Pensar la Universidad - Reseña de libro de Antanas Mockus

Suele ocurrir que hay cosas que se consideran establecidas por tradición y en consecuencia se descarta con frecuencia examinarlas. El mundo académico es muy dado a esto; su condición es de difícil adaptación a los cambios, incluso a los intentos de asimilar otras posibilidades. Los procesos de reforma suelen terminar en un volver atrás, cuasi-inconsciente, después de formulaciones seductoras. O se llega a emprender camino por atajos inesperados. Y suele caerse en procedimientos formales, estandarizados al enunciar por ejemplo “misión”, “visión”, “objetivos” (“generales” y “específicos”). Similar en la formulación de proyectos de grado o de investigación, que además exigen el “marco teórico”. Rutinas que se consagran como asuntos inamovibles. La creatividad es remplazada por los hábitos; sinembargo, en nuestro tiempo se habla con insistencia de “innovación”. Palabras convencionales.


Leer más...

En recuerdo del escritor/pensador EDUARDO A. AZCUY (1926-1992)

A los familiares, amigos y lectores  de Eduardo A. Azcuy:

El lunes 14 de enero se cumplirán 21 años de la muerte de Eduardo Antonio Azcuy, con quien he tenido el privilegio de compartir  mi vida durante un cuarto de siglo.  Azcuy ha sido fundamentalmente un poeta, y también un pensador, un humanista  integrante de lo que se ha llamado el Pensamiento Nacional,   un hombre comprometido con la causa de la justicia y la integración latinoamericana,  un estudioso de las religiones, investigador de las relaciones entre la espiritualidad y la ciencia,  anticipador de corrientes muy actuales del pensamiento ecuménico.  Contribuyó a fundar y desarrollar el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Argentina,  núcleo de una importante labor en América Latina. Con el franciscano Juan Alberto Cortés hemos contribuido a la expansión  de la editorial Castañeda, que tuvo a su cargo la edición de revistas memorables como Mundo Nuevo, la Revista de Filosofía Latinoamericana y Megafón. Azcuy dirigía las colecciones  que publicó esa editorial, cuya labor no ha sido aún debidamente  justipreciada. Igualmente co-dirigía conmigo las ediciones de Fernando García Cambeiro que dieron a conocer obras valiosas de la cultura nacional e hispanoamericana. Juntos hemos viajado por países latinoamericanos sembrando ideas de renacimiento espiritual e integración regional,  promoviendo la formación de grupos, estableciendo  intercambio con espíritus selectos como Juan Liscano, Luis Briceño Guerrero, Antonio Cornejo Polar, Washington Reyes Abadie y Alberto Methol Ferré.Trabajó con Rodolfo Kusch, en arduas sesiones de ordenación y recopilación de trabajos, para la edición de dos obras finales de este gran filósofo nuestro: Geocultura del hombre americano (García Cambeiro) y Esbozo de una antropología filosófica americana (Castañeda).  Fue autor de numerosos artículo y libros, compilador de ediciones grupales,  impulsor de jornadas y congresos. Integró la Comisión de Bioética dirigida por el Dr. Raúl Mattera, y la Comisión en defensa de Namibia que dirigió el diputado Pagliari, entre muchas otras actividades.

Su obra póstuma  Juicio ético a la revolución tecnológica, (1994) publicada en España por la mediación de Juan Alberto Cortés y el entusiasmo del Padre Luis Capilla,  anticipó críticas y advertencias a aspectos no deseables de la aplicación de la  técnica a la vida y a la cultura.

Su libro El ocultismo y la creación poética - cuya 3ª edición prologada por el Dr. Francisco García Bazán se halla en proceso por la editorial Biblos - ha sido una obra de culto para los poetas latinoamericanos de varias generaciones, a las que ha enseñado a reconocer la poesía como actividad espiritual y formativa de la persona, y como un campo relacionante del “inconciente creador” con las tradiciones de Oriente y Occidente. En el presente año  y con motivo de la presentación de este libro,  esperamos promover un homenaje a su memoria  e impulsar también otras reediciones.

Pido a sus familiares y amigos, muchos de ellos ausentes de esta ciudad por el receso veraniego, que lo tengan presente en su memoria, relean alguna de sus obras y lo recuerden en misas y oraciones como por nuestra parte lo haremos el domingo y el lunes próximo.

Con los cordiales saludos de

 

Graciela Maturo

 

Buenos Aires, 12 de enero de 2013

 

Elogio o apología de la Docencia

… mover a la fecundidad de una vida cada vez más eficaz, más llena de energía y buenas obras, más honda, más útil, más noble, más armoniosa.
                              Francisco Giner de los Ríos

 

Las palabras docente y docencia provienen de las expresiones latinas docens, docere, que articulan enseñanza y educación. La circunstancia de profesor remite a la consideración del dualismo enseñanza-aprendizaje, a las maneras de llegarle al estudiante con motivación y formas de interés para elevar su condición, con gradualidad, a comportamientos apropiados en la construcción de humanidad, de civilidad, de personalidad propicia a los desempeños favorables para vivir con armonía en sociedad. En estos términos resulta más adecuado hablar de docente. Contribuir a forjar el espíritu de los jóvenes, con integralidad, en las aulas y demás espacios de la institución, es verdadera responsabilidad del docente en tanto maestro. Su trabajo no es solo por el conocimiento; mejor por el reconocimiento de cualidades que permitan el crecimiento personal, por la solidaridad, el respeto, por la búsqueda afanosa del saber y de la equidad sincera, en afirmación del profundo y valedero sentido de la vida. La vida como el bien más preciado, en sintonía con la naturaleza, la historia y las oportunidades de mejor futuro, en lo individual, lo familiar y lo social.

Desde Heráclito, el fuego fue considerado como el principio activo, aunque elemento sutil, siempre actuante para activar o comenzar de nuevo. Quizá, pasados los siglos, esa consideración podrá estimarse como metafórica para identificar a la Educación, el elemento único transmisor y formador en la humanidad. Por la Educación se preparan personas, diestras para los oficios y las actividades múltiples, las disciplinas, las profesiones, para el pensamiento y el arte, para la dirigencia y el gobierno de las sociedades. Y no podrá entenderse la educación sin aquellos apóstoles perseverantes en la enseñanza y el diálogo: los docentes.

Leer más...

Reseña del libro "El misterio de Macongo", de Samuel Serrano

Conocido principalmente como poeta, Samuel Serrano, escritor colombiano afincado desde hace años en España, incursiona en este libro en el cuento; género huidizo y difícil definición que, según Julio Cortázar, puede considerarse como “un hermano misterioso de la poesía en otra dimensión del tiempo literario”. Distante en el espacio pero cercano en la conciencia y los afectos, el principal personaje de El Misterio de Macongo es quizás el lugar de origen del autor.  Porque, si como dice Rilke, la labor del poeta es hacer lo exterior interior, lo visible invisible, Samuel Serrano cruzó el Atlántico con su país en la memoria, con su Caribe parrandero, su Bogotá lluviosa, severa y fría, su geografía deslumbrante y su violencia secular suavizada o intensificada en sus relatos por el humor y la ironía de su prosa.

alt

Leer más...

Moisés Wasserman: elementos estratégicos para una política oportuna de Educación Superior en Colombia y Latinoamérica

Deseable que exista en Colombia el Ministerio de Educación Superior, para impulsar la formación de alto nivel y desatrasar el país con fuerte dosis de conocimiento jalonador del desarrollo integral humano. De conseguirse ese objetivo, candidato para asumirlo sería, sin la menor duda, el profesor Moisés Wasserman: Ph.D., científico consolidado en campos de la Bioquímica, docente/investigador, presidente de la Academia de Ciencias, decano y rector de la Universidad Nacional de Colombia… Personalidad que en su regencia universitaria expuso ante el país ideas con empatía en la historia –tan olvidada- y en los contextos de avanzada a nivel internacional, con visión ambiciosa al futuro. Librepensador respetuoso de las diferencias y convocante del libre examen, con acento en la generación de nuevos conocimientos al servicio de la humanidad.

Científico reconocido por sus contribuciones en el estudio de la “Salmonella typhi”, con validación de una prueba diagnóstica, y formulación con cooperación internacional de un ambicioso proyecto de investigación, a partir del cual desarrollo investigación sobre el “Plasmodium falciparum”, parásito causante de la malaria, que le llevó a comprender el proceso entre el parásito y la célula que lo aloja, el “eritrocito humano”, con publicación de “la primera secuencia en Colombia de DNA, la de un fragmento repetitivo cercano al extremo de los cromosomas del parásito”, al haber desarrollado método de hibridación molecular para su detección. De igual modo estudió la resistencia del parásito a los fármacos, por sus variaciones genéticas. Y, lo que resulta más maravilloso, continúa en los estudios de cromosomas y enzimas con el objetivo de producir una quimioterapia alternativa. Trabajos apreciados por sus publicaciones internacionales, y en el singular doctorado honoris-causa que le confirió la Universidad de Antioquia en Ciencias Básicas Biomédicas. Y para completar, es miembro de la junta directiva del "Instituto internacional para la educación superior en América Latina y el Caribe, IESALC", de UNESCO.

Leer más...

Un comentario sobre "La vida: el mayor compromiso personal y colectivo"

Querido CER:

He leído con interés tu reciente columna de opinión publicada en La Patria, el pasado domingo 16 de septiembre [http://www.lapatria.com/columnas/la-vida-el-mayor-compromiso-personal-y-colectivo]. Los siguientes son apuntes sobre mi forma de leer esta columna tuya, comentarios que me suscitan esas ideas y que me interesaría conversar contigo.


1.
Interpretación de la columna

Me parece sumamente pertinente tu propuesta de construir limitaciones a las acciones de los seres humanos, basadas en la noción de compromiso. Esta idea remitiría directamente a la conformación de moralidades acordes con respetos a diversidades de ver, escuchar, oler y sentir el mundo, razón por la cual sugieres expandir dicha noción de compromiso a nuestra relación con otras criaturas que pueblan espacios conjuntos. La interpreto entonces como una invitación a pensar una filosofía de la naturaleza que nos incluya a los seres vivos.

La propuesta de pensar el compromiso como eje fundamental de la construcción de sociedades, pareciera ofrecernos un camino de distanciación respecto a la racionalidad[1] que frecuentemente pareciera regir comportamientos tanto en la dimensión de los intercambios mercantiles como en los políticos, e incluso más allá, hasta alcanzar las esferas familiares y culturales en general. Amartya Sen (1977) argumentaba que la construcción de instituciones formales e informales pasaba por incluir el compromiso como base moral del comportamiento. Sin él, nos sería difícil pensar cómo se ordenan las sociedades y cómo es posible la convivencia.

Interpreto el compromiso como la expresión de un deber perseguido, no por las consecuencias que dichas acciones puedan implicar, sino por la noción misma del deber. La herencia kantiana del imperativo categórico podría ser un referente para romper con el consecuencialismo de motivación de acciones, para ser remplazado por el deber en sí y por sí. En este caso observo que sugieres que uno de esos deberes, el más importante de todos y que merece la categoría de sagrado, es el del respeto a la vida.

Leer más...

Rousseau, la sombra de las Luces

Habría sido, acaso, el más radical de los philosophes, así en minúsculas, como se llamó desde su siglo, el XVIII, a ese puñado de escritores, librepensadores, hommes des lettres todoterreno, teóricos de la política, naturalistas (casi todos eran todo eso al mismo tiempo), personajes ilustrados y mundanos, que se alzaron contra dogmas, cadenas, metafísicas y poderes establecidos, militaron en la causa de una nueva racionalidad y redactaron la Enciclopedia. No fue, pues, de poca monta el papel de estos señores en la Francia de las Luces cuya síntesis y culminación se expresó en la Revolución de 1789 y en la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. ¿Y dónde estaban, entonces, los Filósofos propiamente dichos? En Inglaterra, o mejor aún, en Alemania: Hegel, Kant, Fichte, constructores de grandes sistemas de pensamiento, procedentes de la academia y ligados a ella.

Leer más...

De cómo vivir en tiempos de penuria


Todo tiempo pasado es una añoranza, una pena, o una gloria irrecuperable. Borges lo advirtió al comprender que el pasado es irreal en tanto recuerdo en el presente. No faltan quienes vivan del pasado, con la idea que todo tiempo ido fue mejor. O que fueron tiempos de horror. Sin faltar quienes opinan que todo tiempo pasado fue peor. Las épocas, desde lo inmemorial, son una conjunción de logros por celebrar y de padecimientos, con persistencia en formas de crueldad, violencia y guerras, dolores y cicatrices que arrastramos. Todavía no aprendemos a saber lo que significaría el ejercicio cotidiano de la convivencia, en labores y creatividad. Y en la diversidad. De igual modo Borges atisba el futuro como no real, apenas y suficiente como esperanza en el presente.

Por eso convendría recuperar ciertas lecciones de los griegos antiguos: epicureísmo, pirronismo y escepticismo, para hacer del presente una simultaneidad de recuerdo y esperanza, con tranquilidad. La obra de Michel de Montaigne es ejemplo para asirnos del escepticismo-pirrónico, testimoniado en sus “Ensayos”, que no se cansan de reeditar en múltiples idiomas, con sentido de actualidad permanente. La intención es de aceptar como inevitable lo inevitable, y no asumir padecimientos por lo que ocurre, en virtud de no ser de nuestra responsabilidad individual el destino del mundo. Sin detrimento de la solidaridad, el consuelo o la compasión. Conducta que nos haría propicios a algo de sosiego en el espíritu, tan indispensable para sobrellevar la vida con dignidad y trabajo.

Leer más...

La Universidad en sentido histórico y sus singularidades de nación y de región


Lección ante los alumnos que ingresan por primera vez en la apertura del segundo semestre académico de 2012: Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales; Campus-la-Nubia, lunes 23 de julio de 2012


Lema de la Universidad Nacional de Colombia: Inter aulas academiae quaere verum: Busca la verdad en las aulas de la Academia.

León de Greiff, el gran panida colombiano, expresó en un bello poema aquella metáfora: Riela en mi alma tu recuerdo/ como la Luna sobre el mar. Sugerencia que remite al otro gran poeta Li Po, chino del siglo VIII, quien se arrojó al agua desde su modesta canoa en una noche de Luna para atraparla, y después nada más se supo de la vida de Li Po. Es la misma imagen en los dos grandes poetas: La luna riela y al hacerlo convence y atrae, al igual que para nosotros la noción de Universidad.

La Universidad es una institución forjada en la sociedad, para su servicio, como órgano superior de la Cultura, cúspide en la formación espiritual y ética, con vínculos cada vez más intensos entre investigación y docencia, en ejercicio cabal de la libertad en sus propios fueros, que preside la obra intelectual y moral, como creadora de verdad, de belleza y de bien, a la vez que de pensamiento crítico independiente, bajo características de creciente complejidad.

Leer más...

Emma Reyes, pintora y escritora alucinante


Circula el libro "Memoria por correspondencia", con 23 cartas de Emma Reyes (1919-2003) a Germán Arciniegas, escritas de 1969 a 1997, publicado por "Laguna Libros", editorial de jóvenes en Bogotá, entre ellos Sergio Escobar, de Manizales, en coedición con la "Fundación Arte Vivo Otero-Herrera". Es la historia de la infancia de esa mujer singular, surgida como de la nada, que va a dar a manos de tutoras ocasionales. Sufrimientos indecibles, contados con finura de estilo en el manejo de la palabra, y con estructura de sugestivo relato en cada misiva, para configurar singular novela, sin propósito de la autora por el género. Autobiografìa desde la temprana infancia hasta el comienzo de la pubertad, cuando consigue fugarse del cuartel de las monjas tejedoras para penetrar en el mundo de sorpresas, con descubrimientos de asombro y caminos abiertos por el deseo de realización en su marca de espíritu: artista de la pintura. En el convento se hizo a las técnicas del bordado, con expresión de facilidad natural para el dibujo.

Leer más...

Manizales: ciudad de ensueño, en el interludio de la esperanza


Conferencia de apertura del "53o. Congreso Nacional de la Federación Colombiana de Sociedades de Mejoras Públicas" - Centenario de la Sociedaad de Mejoras Públicas de Manizales, SMPM - Auditorio UN, Manizales, 30 de junio de 2012



Sinopsis

Me propongo exponer la línea que ha sido palpitante en la vida de Manizales, en campos múltiples de la Cultura, con ejemplos, para insistir en la idea de lograr la formulación estratégica de "ciudad educadora" y "ciudad universitaria", con la componente central de las artes, y entre estas la Música que ha alcanzado admirable protagonismo.
De conjunto la Educación tendrá que ser revitalizada, con atractivos para la formación de calidad, integral, que permita continuar atrayendo foráneos que se sientan seducidos por las condiciones ambientales y sociales de la ciudad, en especial para los estudios universitarios de pre y postgrado.
Para desarrollar el tema utilizo los siguientes apartados: 1. La ciudad en la idea de horizonte; 2. La ciudad nuestra, en la simiente de los maestros; 3. La Educación, núcleo del saber y la concordia; 4. Editores, libreros, y el Arte que palpita; 5. La investigación en ciernes, las letras y el pensamiento; 6. El interludio.
Se trata de un intento de encontrar derrotero que enlace diferentes hitos históricos en la Cultura, como determinante de la que debe ser vocación de nuestra ciudad, identificable, reconocible y de fomentar para el mejor desarrollo integrado de beneficio a sus moradores y visitantes.


Barrio Fátima, vertiente sur, a partir Estadio-Barrio Palermo, en Manizales (foto Arq. Santiago Moreno)

Leer más...

La vida: el mayor compromiso, personal y colectivo


Texto de conferencia en el espacio cultural "Ágora", de la "Escuela de Carabineros Alejandro Gutiérrez", Manizales, 14.VI.2012


1. Pasión vs. Compromiso

Los organizadores de este evento me propusieron exponer el tema: "Pasión que debemos tener por cuidar nuestra vida". Y con respeto lo he considerado de la siguiente manera:

La palabra "pasión" suele tener sentido problemático, por cuanto involucra la idea de un actuar desordenado y brutal, pero, por supuesto, los organizadores de esta charla han tenido apego al buen sentido que conlleva el término, es decir, a la voluntad expuesta al fervor mayor, o al entusiasmo más vigoroso, para comprometerse en alcanzar un fin noble, benéfico o altruista, comenzando por salvaguardar la vida propia y la de los semejantes.

Sinembargo, dada la connotación primera, tan arraigada en los procesos de violencia que padecemos, prefiero utilizar otra expresión. Quizá pueda ser la palabra "compromiso". Nuestro país exhibió por algunos años, a nivel internacional, un lema: "Colombia es pasión", acompañado de un buen diseño de corazón. Lema que fue criticado al ser interpretado por analistas de la geopolítica como un reconocimiento a la sostenida violencia que padece nuestra patria, por años y años, en las diversas formas, desde el conflicto armado interno, con ramificaciones siniestras de crueldad. Y en tiempo más cercano, talvez con razones valederas, ese lema fue sustraído de la circulación en todos los medios.

Leer más...

Un libro, un músico y un nadaísta


La obra literaria creativa de Eduardo Escobar es abundante y de calidad. Nació como poeta y se erigió como ensayista, sin mayor problema. Lector abrumador desde la infancia. Combina los géneros, desconociéndolos y recreándolos. Cuando escribe es poética su forma en el decir más solvente. Sus artículos de prensa son breves y bellos ensayos. Más de veinte libros testimonian su perseverante labor, desde su "Invención de la uva" (1966), sintonizada con la irreverencia del Nadaísmo del que fue miliciano y actor. Premio Simón Bolívar por sus columnas de prensa en diario capitalino. Ensayos y reseñas ha publicado en la "Revista Universidad de Antioquia", y en otros medios calificados. Seminarista fugitivo y discípulo del filósofo de Envigado, a quien presta atención en su pensamiento disidente. Y el cercano de Gonzalo Arango, el profeta mayor, después de Fernando González, señal anticipatoria del Nadaísmo.

Leer más...

La humanidad tiene que regenerar la vía de civilización y reformar motores de desarrollo -Entrevista con Edgar Morin


Entrevista con motivo del "periplo andino" de Edgar Morin, fundador del método y conceptos del Pensamiento Complejo, que organizan el Instituto de Pensamiento Complejo de la universidad Ricardo Palma, en Lima, entre el 26 y el 30 de mayo, y la Corporación COMPLEXUS para el desarrollo en Bogotá, entre el 30 de mayo y el 2 de junio, con base en la última obra de Morin, "La Vía para el futuro de la humanidad".

Edgar Morin es el último pensador francés vivo de talla mundial. Nacido en 1921, Morin ha atravesado, pensado y sobrevivido a todas las crisis, guerras mundiales y revoluciones del siglo XX y comienzos del siglo XXI. Su obra, traducida a decenas de idiomas, comporta más de 60 libros, entre los que figuran 6 tomos de la obra magna, "El Método", y el best-seller de la UNESCO, "Los siete saberes necesarios a la educación del futuro". Su último libro, "La Vía para el futuro de la humanidad", ha sido publicado en Paris en 2011 por Fayard y traducido al castellano por Paidós.

La idea de metamorfosis, más rica que la de revolución, contiene la radicalidad transformadora de ésta, pero vinculada a la conservación (de la vida o de la herencia de las culturas). ¿Cómo cambiar de vía para ir hacia la metamorfosis? Aunque parece posible corregir ciertos males, es imposible frenar la oleada técnico-científico-económico-civilizatoria que conduce al planeta al desastre. Y sin embargo, la historia humana ha cambiado de vía a menudo. Todo comienza siempre con una innovación, un nuevo mensaje rupturista, marginal, modesto, a menudo invisible para sus contemporáneos. Así comenzaron las grandes religiones: budismo, cristianismo, islam. El capitalismo se desarrolló parasitando a las sociedades feudales para alzar el vuelo y desintegrarlas.
Edgar Morin (En: "Elogio de la metamorfosis", 2010)



Edgar Morin y Nelson Vallejo-Gómez (Medellín 1998; foto de Dora Arroyave)

Leer más...

Dos criterios fundamentales para la vida


Edgar Morin no ha sido tomado suficientemente en serio en nuestro tiempo. Pensador como pocos que ha echado mano de la filosofía como arte de dilucidar los problemas para abordar situaciones decisivas en la persona, en la sociedad, en la humanidad, en la naturaleza. Con formación en ciencias básicas y aplicadas afronta situaciones del mundo real, en lo complejo. Los impactos en el medio natural del modelo imperante de desarrollo, los reconoce como signos de alerta en la posibilidad de extinguirse la vida en el planeta, antes de lo previsto en los mismos procesos naturales.

Leer más...

El perdón y sus cuestiones


En la vida, en la historia, en la cotidianidad, las palabras adquieren formas múltiples y mutantes. El sentido fluye, lo que antes era, hoy no es. Y el mañana será un-quien-sabe. El rigor, como proceder de la lógica racional, tiene lugar restringido, no siempre con desenvolvimientos coherentes. Antes el Sol giraba alrededor de la Tierra, y luego la observación invirtió la apreciación. La Tierra fue plana, y en sus límites los abismos insondables. Luego se le reconoció redonda y en el espacio infinito las estrellas parpadean con nostalgia de mundos extinguidos.

Perdonar es infinitivo de uso multifuncional. Las religiones lo asumen como un don divino, interpuesto como acción en manos "elegidos" para aplicarlo, con exclusividad al arrepentimiento y a la bendición ritual. En la formalidad de la justicia no parece tener lugar: quien es juzgado paga por las culpas, y de exonerarse será por haber sido enjuiciado sin motivo. En las culturas de la autocracia, el perdón es favor de los supremos en el ejercicio del poder, como dádiva un tanto mesiánica que compense con la sumisión.

Leer más...

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com