Ediciones

ISSN 0120-0216
Resolución No. 00781
Mingobierno

Consejo Editorial

Luciano Mora-Osejo (א)
Valentina Marulanda (א)
Heriberto Santacruz-Ibarra
Lia Master
Marta-Cecilia Betancur G.
Carlos-Alberto Ospina H.
Andres-Felipe Sierra S.
Carlos-Enrique Ruiz.

Director
Carlos-Enrique Ruiz

Contacto
Tel-Fax: +57.6.8864085
Carrera 17 No 71-87
Manizales, Colombia,
Sudamérica.
cer @ revistaaleph.com.co

Desde Aleph

¿Fervor o ilusión?

Hay una crisis en Europa, ambientada por los medios de comunicación al crear pánico, por la decisión de Inglaterra de separarse de la Unión Europea. Las dos guerras mundiales (o mejor, ‘guerras civiles europeas’) y la tradición de enfrentamientos bélicos entre países de ese continente, llevaron a configurar las Naciones Unidas, en singularidad la Unión Europea, con el propósito de disponer de comunicaciones en organismos integradores para resolver los conflictos y para dejarse de hacer la guerra, camino ambicionado de un “gobierno mundial” soñado por Albert Einstein y por Bertrand Russell, entre otros. Y para buscar formas de intercambios, cooperación y desarrollo con políticas concertadas. Tarea nada fácil, pero con logros innegables.

Leer más...

Discurso del filósofo/escritor Rubén Sierra-Mejía al recibir la "Orden Emilio Robledo-Correa" (Salamina, Col., 04.VI.2016

La anécdota a la que me voy a referir me la contó una fuente directa y digna de confianza. Un primo materno mío le espetó a mi padre una  pregunta cuya respuesta, creo,  puede explicar el destino que ha tenido mi vida. “¿Pero, Luis, le preguntó mi primo, por qué compra tanto libro si usted no  lee?” La respuesta fue contundente, como solían ser todas sus respuestas: “Tengo trece hijos —contestó mi padre— y espero que alguno se aficione a la lectura”. Aunque la pregunta de mi primo era sin duda impertinente, al menos descortés, sí obedecía a una realidad. No recuerdo haber visto nunca a mi padre en actitud de leer un libro. Su única lectura era el periódico, El siglo, órgano periodístico que para él representaba la expresión de la verdad pura, limpia de tergiversaciones. Pero compró libros hasta llegar a reunir una biblioteca voluminosa, y rica  de obras clásicas de la literatura  o de interés general, entre éstas varias enciclopedias. De aquella colección bibliográfica solo conservo una parte, pues al hacerme con mis estudios universitarios un lector profesional, prescindí de ediciones que hoy han sido  sustituidas por otras que, por sus anotaciones y rigor filológico, ofrecen mayor confianza al lector, sobre todo cuando su lectura obedece a propósitos investigativos.

El Prof. Rubén Sierra-Mejía al leer su discurso (Salamina, 04.VI.2016)

Leer más...

Conflictos y pensamientos

El ejercicio de la guerra viene de tiempos inmemoriales, con cadena de horrores que la humanidad no supera. Los armamentos son cada vez más sofisticados y se atenta contra la vida en el planeta. Y la Tierra sigue su rumbo sostenido, resistente a los asedios. En la vida diaria los humanos no alcanzamos a concebir la manera de construir espacios de coexistencia pacífica en las diferencias, por profundas que sean. La premisa estará en alcanzar formas generalizadas de justicia social, al cerrar brechas que separan a unos de otros, con satisfacción de las necesidades fundamentales para todos. Pero será necesario alcanzar formas efectivas en el control del crecimiento poblacional, al igual que ciudades sostenibles y campos fortalecidos en agricultura orgánica, con asentamiento laborioso de millones de moradores. La paz es un anhelo, una ambición inalcanzada (¿inalcanzable?).

En la versión 28 de la “Cátedra Aleph” (UN-Manizales), primer semestre 2016, nos ocupamos del tema revisando la historia, con apoyo en magnífico libro: “Breve historia del mundo” de Ernst Gombrich, a la vez que incursionamos en texto didáctico “Las preguntas de la vida” de Fernando Savater, con la intención de repasar los siglos de violencia en el mundo y propiciar asidero en maneras de pensamiento para interpretar el acontecer, asimismo para buscar ideas de sustento en el fortalecimiento de la esperanza. Hay que saber que mientras estemos con vida somos punta de avanzada en la evolución, con antecedente de millones y millones de años. De manera que nuestra vida es un privilegio de cuidar y fortalecer, con sentido de comunidad y de labor constructiva.

Leer más...

Noción de lo inacabado

Esto era el confín de las proezas surgidas en los empeños de la imaginación, con deambular de nubes en estado de colapso. Y aquello fue el emprendimiento de parábolas transcurridas en la historia de siglos, con los enigmas funambulescos desdibujados en el panorama de estrellas y ocasos. Todo ha sido develado en cielos nocturnos, al paso de tiempos en vaivén. La sutileza del decir reclama presencia de vocablos en delicada contextura.

Máscaras que cubren el encanto de las flores trazan el modelo de rostros ajenos a la realidad del deseo. Barbas en árboles añosos desprenden hilos de espíritus en ansiedad. Golondrinas en vuelo rasante por las calles añoran las nubes con simulación de esparcimiento de gigantes. Lo ajeno en el espíritu expide olores de rechazo ante el mundo de los ruidos y los anatemas. Calles lineales o en corcoveo desmenuzan los pasos de caminantes perdidos en la inmensa soledad del beneplácito ambicionado.

Leer más...

El hombre soberano de Nietzsche

Hay muchas malcomprensiones alrededor de Nietzsche, su vida, su carácter y sus ideas. Nos hemos acostumbrado a falsificaciones y distorsiones. A invariables repeticiones de profesores, comentaristas, intérpretes, biógrafos o editores, divulgadores básicamente de lo mismo. A invenciones gratuitas, conformadas más por el temor y la incomprensión de la diferencia que por un análisis guiado por la lógica y la razón.

El concepto nitzscheano  de Ubermensch se presenta en 1883 en Así habló Zaratustra, y se expone también en otros de los textos de Nietzsche, como un hombre creador de nuevos valores,  y constructor de una  sociedad nueva sin dependencia de concepciones religiosas ni dioses. Una traducción al español mal ajustada favorece la deformación y desviación del  sentido original y produce un significado alterado. Entre el hombre soberano y el superhombre hay amplia distancia semántica y filosófica. Nietzsche habla del primero, no del segundo. El inapropiado término de superhombre sitúa las ideas de Nietzsche en un espacio  mágico, emparentándolo con los imaginarios héroes voladores de las tiras cómicas, como Batman o Superman, con los que no tiene nada en común.  El realismo de Nietzsche, y su agudo sentido crítico y racional no coinciden con ese traslado de sus ideas a un plano utópico e inalcanzable. Algunas ediciones alemanas reconocen el  resonante error de la inexacta y mala traducción de Ubermensch. Pero la pasiva costumbre ha tolerado, generalizado, y repetido el error,  anclando el pensamiento de Nietzsche en un contexto ridículo y grosero.

Leer más...

Conversar - Dialogar -Debatir

Desde tiempos inmemoriales hay desasosiego, crisis, guerras... Y la humanidad no toma costumbre de afrontar y resolver, para pasar a otros niveles donde la coexistencia en la diversidad sea más factible, de nombre "paz". Seguimos intentando aprender y desaprender, originando nuevas crisis y otras guerras, o continuidad de las mismas, en otros niveles. Cierto es que la época actual tiene ingredientes nuevos: los elementos bélicos más avanzados, las comunicaciones en sincronía y los medios de comunicación a expensas de los grandes poderes económicos y políticos, asimismo grandes desarrollos científicos aplicados a la medicina y en múltiples campos, de beneficio común, de poco o ningún impacto en los medios. Estos suelen hacer, en general, su papel poderoso, al servicio del capital, con vocería cautiva, sin independencia. Entonces la gente se malinforma, y se despiertan en ella apasionamientos, que en general no concuerdan con los análisis racionales. Y la gente suele tragar entero, sin discernimiento alguno.

Luego en las conversaciones afloran las informaciones e interpretaciones de los medios, como asunto claro y preciso, sin importar que ayer se haya contado al contrario, o que mañana cambie la película. No faltan quienes en todos los tiempos se aventuren a examinar los problemas y situaciones sucesivas en el mundo y sus regiones, con sindéresis y ejercicio de pensamiento. Desde Sócrates se ha marcado la línea de la racionalidad, sin dejar de lado los sentimientos, pero estos conducidos por la conciencia y la razón.

Leer más...

Meditación sobre la espera

“Esperar desespera”, reza el dicho, pero la espera es una cualidad de no sustituirse. Tiene la raíz de la esperanza. Esperar es tener esperanza, es disponer de alicientes para momentos que siguen. El futuro es incierto, pero puede mirarse con cautela y labor, con base en los pasos dados, por riesgosos que hayan sido. La vida sorprende a cada instante, con alegrías y sollozos. De retener en la memoria o de olvidar. Por dramático que sea el acontecer, mientras haya vida habrá esperanza. Quien vive solo del instante, no guarda espera, así esté convocado para un encuentro grato al día siguiente.
Lo anterior nos lleva a pensar en el optimismo y el pesimismo, o en la simple indiferencia. En lo primero está implícita la esperanza; en lo segundo, la idea de lo que vendrá será peor. Y se es indiferente al no sentir interés ni por lo uno ni por lo otro: todo da igual. El escéptico más bien espera sin muchas ilusiones, pero con el sentido de esforzarse y aceptar lo venidero, lo que resulte.

Leer más...

Palabras en conjetura

Ensueños en el filo de los días apesadumbran los rostros calcinados por el olvido. La vida recorre los lugares donde antes fue sembrado el fervor, o lo díscolo de las sensaciones a flor de tierra, como si se tratase de una piel expuesta a los sinsabores de climas ondeantes. En la palma de la mano el olvido es de tierra y de aire. Saturados de plácemes entre cortinas de humo, los especímenes manifiestan la súplica en los corredores volátiles, ceñidos a los acantilados y a los playones de la ira. Recortes de ensueño pliegan las premisas de los deseos y las contenciones, al borde de los precipicios abandonados en el oasis del espíritu.
Vuelvo sobre las aguas para explorar el sentido de su soporte, con cuñas de aire y de roca, en la mansedumbre explosiva de la precariedad. En la gota de agua está el secreto de la vida, y en superficie bullen con destellos las cosas del mundo. El rocío de la madrugada muestra encantos de la vida en las hojas del jardín.

Leer más...

Luciano Mora-Osejo: matemático, académico, filósofo

En la sociedad hay académicos, científicos, artistas, intelectuales que medran al poder, otros pasan de largo cumpliendo con discreción su labor, y unos terceros, insumisos de voz pública, con capacidad de cuestionar e indagar. Luciano Mora-Osejo pertenece a estos últimos. Nacido en Túquerres (1928) y trasegado por el mundo. Personalidad de inteligencia superior, de la cual dio muestras desde la infancia y en la educación secundaria en el “Colegio San Francisco Javier” de Pasto, donde al lado de algunos profesores europeos aprendió idiomas como el alemán, el inglés y el francés, aparte de la matemática superior: los cálculos diferencial e integral, y la geometría analítica, con dedicación extracurricular, pero con motivación y esfuerzo propios, de absoluta ejemplaridad. De esa manera se mostraba su inclinación por la ciencia matemática, y además por la comprensión de la naturaleza y sus manifestaciones diversas, siempre complejas. Luego aprendió el italiano, el portugués y el ruso, y posee excelentes conocimientos de latín y griego.

Luciano Mora-Osejo (der.) y José I. Nieto (izq.): matemáticos, primeros alumnos de Carlo Federici-Casa,
en la Universidad Nacional de Colombia. Fotografía de CER; Bogotá, 27 de junio de 2013

Leer más...

Pedro Zapata, poeta-pedagogo desde la Cultura, por la PAZ de Colombia

En temas cruciales de país los debates se intensifican, en ocasiones con trazas de posiciones de apasionamiento político que nubla los asomos de la razón. Y los medios de comunicación a veces juegan su papel de confrontar la irracionalidad, entre tirios y troyanos, en busca del obsesivo “índice de sintonía”. La sensatez, la ponderación, la sindéresis, sí que hacen falta para afrontar cuestiones de tanto alcance como la solución política del conflicto armado. Hay quienes piensan con el deseo que a la mesa de diálogos debió llegarse después de la derrota militar de la insurgencia, pero después de sesenta años ninguno de los bandos ha sido derrotado, y el conflicto cruel sigue. De ahí lo trascendental, con cualquier riesgo, al haber abierto una mesa de diálogos que ha llevado a avances notables, a tal punto que se habla del “posconflicto”, pero con acierto ha de ser “posacuerdos”.

El Estado colombiano ha tenido mentes lúcidas, experimentadas, con capacidad de afrontar con racionalidad los más agudos conflictos. Y a la cabeza ha estado Humberto de la Calle, estadista de alta formación, probado en el liderazgo que tuvo en todo el proceso que llevó a la promulgación de la Constitución de 1991. Y ahora con resultados sorpresivos, en medio del escepticismo y las afrentas de más bajo calibre. De la Calle ha tenido reciedumbre y ha expresado con claridad y énfasis los criterios y avances de la negociación, en múltiples foros. Erguido en su responsabilidad sin dejarse provocar por la bajeza o la ruindad de los adversarios.

La convocatoria general se ha intensificado para conseguir múltiples convergencias y compromisos que puedan hacer camino de acierto hacia la paz, deseada y ‘definitiva’. Los programas agrarios son una prioridad para la incorporación de gentes al margen y para el desarrollo social y económico. La educación y la cultura también deben jugar un papel preponderante. De ahí el título de esta columna.

Refiero a Pedro Zapata como una personalidad emblemática, probada por años y años, en el trabajo creativo-constructivo con niños y jóvenes, con ejercicio de una política de infancia y juventud digna de ser estudiada y sistematizada. Primero fue en Manizales que se la jugó en el teatro, habiendo dado el paso al TEC de Enrique Buenaventura, con desempeño internacional. Luego asume la tarea de armar y promover las “jornadas juveniles”, en movilizaciones que conmovieron la ciudad. De esas experiencias se publicaron libros, de consultar: “Los parloteos”, "Viaje al corazón de la tierra", “Libro de las preguntas”, “Infancias del agua”. Luego fue a dar a Medellín donde puso en práctica su capacidad asombrosa de crear empatía con y entre los jóvenes, con ejemplo extremo y alucinante al habérsele medido a forjar un encuentro entre “combos” o “pandillas” enfrentadas de la comuna 13. Y con despliegue de su capacidad creativo-poética logra que esos enemigos se miren, uno a uno, de cerca, cara a cara, en ritual de silencio. Luego describen con palabras habladas lo que leyeron en la mirada y en el rostro del otro.

Leer más...

Ejercicio de humanidad

Saber y conocer son dos infinitivos indisolubles. Se pertenecen uno al otro como acciones y como posibilidades de vida. La vida está sustentada por aquellos. El escenario del mundo muestra a cada paso y en los instantes el acervo de asuntos registrados en la Cultura. Olvidar es desconocer. De no tener memoria como registro de la historia, las sociedades perecerían, o no tendrían lugar en el mundo. El abandono del conocimiento conservaría en lo más primitivo la vida. Lo que hace que se evolucione y se tenga desarrollo, para bien y para mal, es el conocimiento. Instituciones educativas son el fortín para generar, acumular y transmitir conocimiento. Y en ellas se forman las generaciones, con elementos destacados que asumen de punta el camino hacia la conquista de retos ambicionados. Los métodos de saber y conocer son motivo de la escuela, en todos los niveles. Escuela es la institución erigida por la historia en la sociedad para acunar el conocimiento y para entrenar al ser humano en reconocerse como pensante y actuante en concordancia.

Los docentes, o maestros, o instructores… son guías preparados para conducir procesos, estimulantes en lo deseable, de mejoramiento de la condición humana, más propicia a cumplir acciones o tareas pensando en la responsabilidad que se tiene en las consecuencias, para asumirlas. Personas de este talante son cada vez más requeridas en familia y sociedad. La coexistencia en la diversidad tiene como premisa formas cultivadas de inteligencia y espíritu, para mejor comprender y encontrar o hacer camino para los pasos a seguir.

Leer más...

Impresiones y reflexiones de un viaje al Medio Oriente

Desde dónde escribo

En enero del presente año (2012), durante 26 intensos días realizamos, con Yolanda Puyana, mi compañera, un inolvidable viaje que podría denominarse de “turismo cultural”, pero, más allá de los “paquetes turísticos” programados, buscamos conversar con gentes de muy diversa condición social, para escuchar sus voces, testimonios y opiniones acerca de sus sociedades de origen, su historia, religión, organización social e instituciones políticas, entre otros temas de interés. Recorrimos Dubai y Abu Dhabi, las dos principales ciudades de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), situadas en la costa del Golfo Pérsico, en el gigantesco desierto de Arabia. Luego visitamos Egipto, habiendo estado en El Cairo y Alejandría y, en un recorrido en barco por el río Nilo, en las ciudades de Luxor, Edfu y Aswan, está última situada en Nubia, a 900 kilómetros de El Cairo. Visitamos estos centros urbanos y conocimos sus impresionantes y muy bien conservados lugares arqueológicos.

Este relato no pretende ser un artículo académico, ni tampoco constituye un texto periodístico. Se trata, más bien, de una crónica de viaje (las que han gozado de   tradición en los países hispanoamericanos), salpicada de reflexiones suscitadas por mi activa observación, con acento etnográfico (así como por la de Yolanda). A la que se suman algunas lecturas atentas, realizadas desde hace un tiempo, sobre temas conexos a nuestros intereses de viaje. En la contextualización de estas evocaciones y en la reflexividad que ellas entrañan se halla presente, ineludiblemente, mi condición de investigador social.

Leer más...

Pensar en el decir

Recursos del fuego o del agua, o de la tierra, propician la salutación de los senderos abiertos al continente-de-las-esperas, y circunscritos a los bosques de montaña alta. Son recursos aquellos de los humedales ensombrecidos por la tiranía de manos, en busca de un presente sin mañana. La eternidad del instante sobrecoge a las ninfas y a los condumios de la osadía.

Forestales encuentros en la planicie de los días hacen más fértiles los besos, en contravía del deseo, y permiten que aves proclamen su encanto con la independencia de las aguas en proceso de emancipación. Bosques regulan el comportamiento de las especies, sujetas al ambiente ambiguo, no entrado en años, sino prendido del destino y su sombra.

Complacido el mundo reverdece la sonrisa con apuestas en lo insólito de costumbres, que van desde lo insípido hasta lo truculento. El maderamen de la contienda yergue las voces de los derrotados, para apaciguar la nostalgia en los advenedizos seguidores de a pie, ateridos en el verde rubor de campos inundados por la ciudad.


"Apunte acuático". Pintura de Pilar González-Gómez

Leer más...

Michel Hermelin, geólogo-humanista, al servicio de Colombia

Por nuestras vidas han transcurrido acontecimientos, gentes, instituciones, ajetreos de la más variada naturaleza. Pero lo más significativo sí es el mundo de la Cultura, el mundo académico. Y llevamos los recuerdos más duraderos de personalidades que de alguna manera nos marcaron por su sabiduría, por el don de gentes, por la humildad en el ejercicio del conocimiento y por la manera pródiga de compartir. Una de estas es Michel Hermelin-Arbaux (1937-2015), francés de nacimiento y colombiano de vocación y ejercicio. Formado Ingeniero-Geólogo en la famosa Escuela Nacional de Minas, con estudios en todas partes, y con todos los honores académicos encima. Investigador científico, docente irredimible, consultor internacional, conferencista lúcido sin recursos distractivos. Profesor jubilado y jubiloso de la Universidad Nacional de Colombia, sin ningún momento de desapego al trabajo de estudio e investigación, con preferencia en las labores de campo y de laboratorio, y la cátedra sostenida, en los años más recientes en la Universidad EAFIT, donde creó el programa de Geología. Su escritura, laboriosa y precisa. Miembro de número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Leer más...

La palabra del silencio

Brillo de hojas al caer de árboles transidos, sobrepasados en el espacio por la brisa de memorias intrascendentes. Brillo en la oscuridad de los emblemas y las canciones, ajeno a las tempestades y al ruido de las cosas al pasar. En los días, las noches borran las fronteras del nombre en las pasiones acorraladas por las sensaciones de la dicha. Largo es el asombro de las hojas al mirar el mundo arrastrado por la negligencia del viento.

Solemne encuentro de nubes en el apogeo de constelaciones, hace del momento el agrado con expresiones leves en los rostros de quienes arriesgan algo de fuego en la pasión. Dimensiones sin concebirse amedrentan la actitud favorable a lo desconocido y en la lluvia de meteoros la sorpresa hace banal las miradas en lo insular del condominio.

Leer más...

¡Sí se puede!

Esta expresión hizo carrera en los tiempos del presidente Belisario Betancur, para significar lo posible que es avanzar, progresar, alcanzar metas incluso difíciles, con abnegación y compromiso, al servicio del bien común. Solemos quedar mediatizados por la avalancha de informaciones negativas y trágicas, derramadas sin clemencia alguna, por los medios de comunicación. Y no dejamos de desear cómo sería de diferente la vida en sociedad si resaltáramos, con primacía, tantas cosas buenas que ocurren en las personas, en grupos y en colectivos muy amplios, asimilables como emblemáticas, referentes para motivar y asumir tareas, con sentido de esperanza, sin desfallecer en compromisos y labores, y capacidad de autocrítica.

Tuve la fortuna de pertenecer, reciente, al jurado del “Premio cívico por una Manizales mejor”, convocado por “Manizales cómo vamos”, realizado con base en experiencias tenidas en Bogotá, Barranquilla, Buenaventura, entre otras, con la tutoría de la “Fundación Corona” y organizaciones similares. Con la singularidad de haberse presentado en Manizales 150 postulantes mientras en Bogotá, con más de ocho millones de habitantes, se presentaron 80, en su momento. Esto dice bien del semillero de entes emprendedores, muchos de ellos en sectores populares, que congregan jóvenes con capacidad creativa (de “innovación” dicen ahora), de altruismo y liderazgo, profesionales y estudiantes universitarios, al margen de proselitismo alguno, comprometidos en formar nuevas generaciones en las cualidades del respeto, el afecto, la solidaridad, el diálogo-debate, para afrontar problemas y encontrar soluciones en común. Encontramos los más variados recursos, con capacidad de congregación: el deporte (en especial el fútbol), las expresiones culturales, con música y teatro, el trabajo en huerta casera, producción y mercadeo agroecológico, la actividad de jardín infantil de modalidad creativa, las campañas de prevención al maltrato infantil, los comedores caritativos, mujeres productoras de café...

Leer más...

R.M. Rilke y Auguste Rodin, poetas hermanados por la belleza

Me acerqué a la obra de Rainer-Maria Rilke (1875-1926) a principios de los años setenta, con la guía del maestro Luciano Mora-Osejo, matemático y humanista, conocedor de ocho lenguas, quien me obsequió la “Antología poética”, de la colección literaria Zeus (1964), con lecturas y recitaciones, incluso en alemán, en la voz de aquella mente prodigiosa, hoy en declive y en retiro, destino natural también de las grandes personalidades. Rilke lo dijo: “aprende a olvidar el sobresalto de tu grito”. En las “Elegías de Duino” nos detuvimos en largas y aleccionadoras jornadas. Y recuerdo aquella sabia sentencia en uno de sus versos: “He aquí lo que llamamos Destino: estar ante el mundo”. Y en una despedida de todo, Rilke dice: “… esas ausencias que nos hacen obrar”. Personalidad insular y rebelde que vivió su vida de medio siglo como un destello que sigue iluminando con su obra prodigiosa. José Arier Matons lo calificó de “solitario adorador de la belleza”, de singular “profundidad intuitiva”. Austríaco nacido en Praga en 1875, la primera guerra mundial desgarra su alma, con retiro forzoso de París a Suiza, donde habita un castillo insignificante, “con muebles sombríos” frente a “montañas melancólicas”, según describe en carta a Paul Valéry. Su modestia de vida y de palabra lo contrapone a la exuberancia de Nietzsche, y lo conduce a explorar en lo prosaico las intimidades de las cosas y de las situaciones, con logros en lo esencial. Intenso peregrinaje tuvo por Europa y norte de África, reconcentrado y observador.

Leer más...

Universidad, el deseo

La Universidad es una institución forjada en la sociedad, para su servicio, como órgano superior de la Cultura, cúspide en la formación espiritual y ética, con vínculos cada vez más intensos entre investigación y docencia, en ejercicio cabal de la libertad en sus propios fueros, que preside la obra intelectual y moral, como creadora de verdad, de belleza y de bien, a la vez que de pensamiento crítico independiente, bajo características de creciente complejidad.

A Sócrates y a Platón se debe el sentido que la Universidad sigue invocando hoy, como posibilidad permanente de la investigación por la verdad, al incorporar el proceder dialéctico como método de conversación, hasta alcanzar la verdad –de ser alcanzable- por la vitalidad y dinámica del debate, en tanto diálogo constructivo.

Leer más...

¿Qué es posible esperar?

Debates insustanciales son frecuentes, con asuntos postizos, de ocasión, o eternos insalvables. Debatir es poner en cuestión asuntos contradictorios, o simplemente en duda, camino de la verdad. El librepensamiento debería ser escuela reinante, como posibilidad en la formación de las personas. Pensar en libertad, con sujeción al respeto en las diferencias, y examen cuidadoso de temas y problemas. Por más distintas que sean las consideraciones de pensamiento o de actitudes, no deberían conducir a la violencia, menos a la eliminación del otro. Debe ser posible encontrar un campo en común donde todos tengamos lugar para pensar, opinar, dialogar, debatir y actuar, en lo deseable con sumatoria de esfuerzos. Por reducido que pueda ser ese lugar, habrá condiciones para interactuar en forma civilizada, con alianzas productivas, en tanto realizaciones posibles en común.

Leer más...

Propuesta presentada al H. Consejo Superior de la Universidad Nacional de Colombia, sesión del 25.III.2015

Con la venia de la Presidencia dejo a consideración de los consejeros estudiar la posibilidad de decidir el nombramiento de Rector para la Universidad Nacional de Colombia, del período 2015 – 2018, construyendo un laborioso y no fácil consenso en el CSU, a partir de los cinco candidatos resultado de la consulta, con base en las siguientes motivaciones:

Leer más...

Lo sagrado de lo profano - #YoMarchoPorLaVida

El buen diccionario “Pequeño Larousse Ilustrado” alude a lo sagrado como algo “que debe inspirar profunda veneración”, y a lo profano como “lo contrario al respeto debido a las cosas sagradas”. Lo uno y lo otro parecen ser extremos de una misma cuerda. Y entre los dos puntos habrá un camino de meandros, con escarpados incidentes. Y el acontecer será motivo de la vida. Entonces la vida podrá ser sagrada o profana. En ese oscilar, a la manera de un péndulo, estará la cuestión que nos ocupa. Ha habido apropiación tradicional de lo sagrado por las religiones, pero en términos contemporáneos esa expresión suele aludir a principios y cualidades que dan soporte a la razón de ser de una sociedad. Pero las sociedades son diversas, complejas y hasta antagónicas, circunscritas a determinantes de la geografía, las creencias y la historia. Cuando se dan las circunstancias de antagonismos aparecen las guerras, el deseo irracional, o con argumentos unilaterales, fanáticos, de exterminar al contrario. Barbaries se han visto, y continúan. El caso más protuberante en el siglo XX fue el exterminio de población judía por parte del nazismo. ¡Horror de horrores!

El mismo diccionario define la vida como el “espacio de tiempo que transcurre en el ser vivo…”. Es natural identificar a los seres vivos formados en general por células y moléculas. Animales y plantas, por supuesto. Tienen movimiento, evolución, desarrollo de actividades complejas, con nacimiento, reproducción y muerte. La Tierra será también un ser viviente, como las constelaciones, las estrellas… los planetas, la lunas... Y el Universo, o los universos. Incluso en el estimado de noción de “infinito”, aquella duración del tiempo inabarcable por el pensamiento. Una piedra tendrá su propia vida, y la arcilla, y la madera seca para la talla. “Los materiales tienen alma”, nos decía el maese Guillermo Botero.

Nuestro Antanas Mockus reitera desde hace años que “la vida es sagrada” y que “el respeto por la vida debe incluso unir a los contrarios”, como una cualidad común, la más esencial, al amparo del “no matarás”. “Cada muerte es irreversible. Todo el poder del mundo no devuelve una sola vida”, dice. No es posible permanecer indiferentes respecto al asesinato y la violencia. “Si una sociedad respeta la vida, aprende a respetar todos los derechos”, expresa.

Leer más...

La historia, ¿carente de sentido?

Es de recordar que en la antesala de la segunda guerra mundial, una personalidad asombrosa, Stefan Zweig, dictó conferencia en los Estados Unidos, en la que desarrolló aspectos que siguen vigentes al señalar anomalías sociales, por caso la “crisis moral (o ética)” y el “estado de enfermiza irritabilidad” de pueblos y naciones, con irrupción continua de los “instintos de odio, ira y fanatismo”. La guerra, una manifestación de todo ello, con asomo perseverante de la “mentalidad bélica”. En sus planteamientos reclamó aplicar todos los esfuerzos para que las nuevas generaciones fueran mejor educadas y más humanas, tomando en consideración a la historia en sus lecciones de todo tipo.

Al parecer, se trata de constantes en la humanidad desde los más remotos tiempos. Sinembargo, intentos ha habido y habrá que acentuarlos, con la Educación, para modelar características deseadas: la equidad, la coexistencia en la pluralidad de concepciones, la creatividad laboriosa como reto para afrontar los problemas, el arte y la indagación científica, la participación en la modelación de los destinos comunes ambicionados de familias, colectividades y, en general, de la sociedad. Ser solidarios, con conductas de no tomar ventaja de las debilidades ajenas ni aprovechar ocasiones en desmedro de los bienes de otros, o de la comunidad. Honradez, y lealtad con cualidades indeclinables, en medio de un “relativismo” de pregones con el fatal “sálvese quien pueda y como pueda”. “No todo vale”, “el fin no justifica los medios”, principios de ejercer con la constancia merecida. Parecen lugares comunes, al ser enunciados sin incorporación a la vida diaria en el sistema educativo, con la cultura ciudadana como política de Estado.

Leer más...

Cultura/Humanismo en la vida universitaria

La expresión “cultura” se ha restringido a formas de difusión en áreas distintas a los contenidos de los planes de estudio, y son ellas las que deberían integrar la atmósfera favorable, estimulante, para el desempeño cabal de las funciones primarias de la universidad. De manera genérica y clásica, diríamos: el humanismo. Hay un ejemplo singular de hacer memoria, cuando Marta Traba (1923 – 1983) dirigió la extensión o difusión cultural en la Universidad Nacional de Colombia, en los años 1966 y 1967 (mis dos últimos años de estudiante de ingeniería civil), con inteligencia, fervor y actividad febril. Experiencia que ella sistematizó en ponencia presentada en México en 1972, en la “2ª Conferencia Latinoamericana de difusión cultural y extensión universitaria”[1], con elementos dignos de considerarse hoy para revisar lo que se hace en esos campos, en ocasiones con disparos al vacío. Además, para aclimatar la manera comprensiva de abordar las actitudes cambiantes de los jóvenes, de acuerdo con las circunstancias históricas. Y para intentar comprender las predilecciones de ellos, merecedoras de estimular y de promover  en los ámbitos institucionales, con eco en la sociedad.

Leer más...

Provocaciones en lectura y educación

La educación no puede ser ajena a procesos de motivación por la lectura, en todos los niveles. Y el problema está en la preponderancia de docentes sin hábitos lectores. Un docente que tiene la costumbre de leer comenta con los alumnos, les cuenta de sus experiencias y los estudiantes tienen en él un referente para buscar los libros y las revistas, para frecuentar las bibliotecas. Se cree que la lectura en medios digitales es un recurso generalizable, con acceso creciente de los jóvenes en busca de lecturas sustanciosas. Suelo hacer entre mis estudiantes cada semestre una encuesta, para darme cuenta cuantos de ellos prefieren leer los libros en pantalla. Y la respuesta en orden del 80% marca predilección por el libro físico. Diciente.

Leer más...

MEMORIAS - "Cátedra abierta - Grandes Temas de Nuestro Tiempo", Versión 2013: "De los Presocràticos a Pessoa"



Leer más...

Cincuenta años de Refundación de la sede en Manizales de la Universidad Nacional de Colombia

El pasado 28 de mayo nuestro “diario de casa”, en la sección “Hace 50 años”, reprodujo una drástica información, que entre otras dijo lo siguiente: “1964… Intervención comunista en la Universidad… Es posible el cierre de la Facultad de Ingeniería de Manizales…”

Es bueno recordar que en mayo/junio de 1964 los 180 estudiantes que éramos de la Escuela de Ingeniería en la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, nos levantamos en huelga, al conocer que en la dirección central se pensaba cerrarla y trasladarnos a terminar carrera en Medellín y Bogotá. Fue una huelga justa, cuyos alcances estuvieron comprendidos y atendidos a tiempo por el recién llegado rector, Dr. José-Félix Patiño (posesionado el 1 de junio de 1964), cuyas reformas positivas impactaron la historia institucional y la educación superior del país.

Leer más...

Heriberto, un docente de racamandaca

En acto de homenaje al Prof. Heriberto Santacruz-Ibarra, ofrecido por la Escuela de Filosofía de la Universidad de Caldas, el 31 de octubre de 2014, en el "Aula Carlos Nader", con motivo de su jubilación.

Desde Heráclito, el fuego se consideró como el principio activo, aunque elemento sutil, siempre actuante para avivar o comenzar de nuevo. Quizá, pasados los siglos, esa consideración podrá estimarse como metafórica para identificar a la Educación, el elemento transmisor y formador en la humanidad. Por la Educación se preparan personas, diestras para los oficios y las actividades múltiples, las disciplinas, las profesiones; para el pensamiento y el arte, para la dirigencia y el gobierno de las sociedades. Pero, muy especial, y en el deseo, para formar ciudadanos justos.

Ser docente a cabalidad es un reto, que congrega vocación, continua formación intelectual, actitud favorable para la motivación y el diálogo. Desde los tiempos de Confucio y de Sócrates, la búsqueda de la verdad con los otros ha sido un reto angustioso de la humanidad pensante, con los tropiezos dramáticos en la historia, manifiestos en fanatismos, con las consiguientes discriminaciones, odios, rencores, y guerras. Y la Universidad en nuestro tiempo trata de no ser ajena a esa historia, ubicándose –no sin dificultades- en ese lugar de lucha por la verdad, así esta no se encuentre al alcance de la mano.

El profesor Heriberto Santacruz-Ibarra responde al homenaje que le ofreció la Escuela de Filosofía

Leer más...

La vida en la medida de los pasos

Piedra sobre piedra en el camino del ángel, hacia un cielo de luces y tinieblas, con premisas de merodeo por recovecos de ciudad anclada en tiempos de historia desvanecida. Siglos fijados con pátina sobre arqueologías de leyenda que transitan por la mano de generaciones. Antes fue el sendero de la gloria, luego la travesía de las guerras y conquistas, ahora la quietud en el silencio enigmático de la piedra.

Carlomagno vive en la ciudad después de tantos siglos con la solemnidad de efigie en las plazas y vitrinas del pan. Carlomagno ya no pregunta nada ni por nadie. El mausoleo de la vida lo volvió rito y mito ante la mirada de los visitantes. Su rostro no devela las conquistas de Italia-Hungría-Austria, como audaz guerrero de la Germanía.

Leer más...

Universidad en la dimensión de lo alcanzable

En las universidades públicas de Estado solemos ejercer, con preponderancia, la crítica hacia afuera, poniendo en tela de juicio casi siempre las políticas imperantes, pero no es costumbre mirarnos al espejo, con ejercicio de la autocrítica, en condiciones de libre-examen. No faltarán las razones para lo primero, y para lo segundo solemos no estimarlas. Estado, representado en los gobiernos, y las universidades, deberíamos hacer propósitos sinceros para adelantar diálogos que pongan en evidencia logros y carencias. Quizá no disponemos de una forma de cultura capaz de generar confianza, y motivos los habrá.

Leer más...

En el centenario del nacimiento de Julio Cortázar

1.Julio Cortázar: de los juegos del arte al Gran Juego

2.Cortázar: la creación como goce y aventura

 
Julio Cortázar y Graciela Maturo (Buenos Aires, 1973)

I.  Julio Cortázar: de los juegos del arte al Gran Juego

El artista es el anunciador de una época nueva

Juegos, infinidad de modalidades del juego, inundan la creación de Julio Cortázar.   Palindromas, acrósticos, juegos visuales;  juegos  por inversión o sustitución de letras; juegos de alternancia de líneas en el discurso escrito; juegos  lingüísticos, fonéticos, semánticos, literarios. Juegos infantiles. Juegos de azar. Juegos de riesgo. Juegos  de personajes dobles, que bucean en la naturaleza humana. Juegos de máscaras, que ponen sobre el tapete el tema de la identidad. La literatura misma es vista como juego.  Julio Cortázar se inscribe en la doble  modalidad del  genio  intuitivo, que se nutre de su propia experiencia, y a la vez del artista cultivado en la frecuentación de las tradiciones filosóficas, espirituales  y literarias, no sólo de Occidente sino también del Oriente. Entre esos múltiples campos a los que presta atención es preciso considerar el de la ciencia.   En distintos lugares de su obra, medularmente autobiográfica, hace referencia a sus  inclinaciones juveniles, que parecían llevarlo hacia la música y la plástica, hasta que finalmente optó  por la escritura literaria: la poesía, el cuento y la novela se le presentaron  nítidamente como juego   exploratorio de su  tensión   existencial, y como vía de una indeclinable búsqueda de absoluto.

Defiende y aconseja una percepción ampliada  y un cambio de conciencia que permita al hombre la iniciación de una nueva etapa, sin descartar en ella, audazmente,  una  mutación biológica. A esa etapa  apuntaban  expresiones que han sido mal repetidas y aprovechadas como l’ archibras  -que designa un brazo suplementario-  o  tercer ojo , el ojo del cíclope  capaz de la videncia:  alusión al artista-vidente que protagonizó y proclamó.  Son los  dones de un hombre nuevo que no es el sujeto  socialista –aunque pueda incluirlo- sino un hombre en posesión de sus potencialidades, integrado en un Universo inteligente.  El sujeto de la Modernidad, que para Heidegger culminó en el marxismo, ha de ser sustituido – luego de su paso por el Laberinto de la Historia-  por el hombre redimido, a las puertas del Reino, que ha logrado la salvación. La propia palabra salvación pertenece a las escuelas espirituales, de lo contrario no tiene significación alguna.


Leer más...

En memoria del protector de "Luna"

Las vidas están tejidas de complejidades, con destinos en caminos entrecruzados. Unas salen a flote, otras van a la deriva, y no faltan las que se gozan de la aventura y en ella perecen. El riesgo es pan de cada día, en cada una de las vidas. Levantarse, subir y bajar escalas, cruzar la calle… He ahí el juego de la suerte. Pero cualquiera que sea la idea del destino o de la fatalidad, es de regla en cada uno afrontar su vida, con el sostenido intento de construirla a imagen y semejanza de sus ambiciones, sin demérito de lo posible y lo deseable.

Conocí persona, hija de un recordado ingeniero de carreteras, y de señora agraciada y elegante, inquieto en temas, con deambular de ambiciones, y realizaciones en algunos campos, no propiamente los de su profesión de base. Economista de escuela, lector de literatura y de ciencia. Memoria feliz. Cusumbo solo, de escasa cercanía en familia y con los demás mortales. Polemista que no alcanzó a conciliar diferencias con personas, organizaciones y empresas que puso en cuestión.

"Luna" (Nyctibius griseus)

Leer más...

Jorge Arias de Greiff: un sabio de actualidad en paradoja

En las sociedades de todos los tiempos no faltan singularidades humanas identificadas como sabios, por su conocimiento avanzado y por la capacidad de comprender lo múltiple y diverso en su complejidad. Con ejercicio del librepensamiento, en el mejor de los casos.

Jorge Arias de Greiff (n. 1922) es un académico de tiempo completo, formado como ingeniero civil, de ejercicio temprano en este oficio por Tierradentro (en el Cauca), con fortalezas en física y matemáticas, y de pronto acceso a temas de la Astronomía y la historia de la ciencia. Le correspondió ser el primero en introducir cursos universitarios de Mecánica Celeste y Astrofísica. Miembro de las academias de ciencias y de historia. Maestro consagrado. Director del Observatorio Astronómico Nacional por más de treinta años, decano de Ciencias y rector UN. Hijo de antioqueños, de padre comerciante y madre formada en la música. Sobrino de León y Otto de Greiff. Con estirpe de inteligencia y laboriosidad. Sus ensayos meticulosos, sus conferencias ilustradas y provocantes, y el diálogo ameno, con infaltables apuntes sarcásticos, a veces de ‘humor negro’, permiten formar el juicio de estar frente a un sabio, ni más ni menos. Conocimientos abundantes y memoria fresca, le permiten establecer con facilidad correlaciones en temas, épocas y autores, con interpretaciones personales de enorme validez. Una bibliografía completa de su producción está por hacerse, y la Universidad Nacional de Colombia debería emprenderla, con el compromiso de recoger en varios tomos su obra.

                               Jorge Arias de Greiff y CER (Bogotá, 01.VII.2014, en casa del Maestro)

Leer más...

Lo 'inútil', fortín de la esperanza

En 1937 el educador norteamericano Abraham Flexner publicó ensayo para reivindicar lo útil en los conocimientos “inútiles”, dando cuenta de los descubrimientos ocasionados por la curiosidad, sin seducción alguna por el lucro. Hizo énfasis en la necesidad de enterar a los estudiantes sobre el mundo en el cual les toca vivir. Enfoca los temas en las dimensiones científica y humanística. Los buenos deseos de Flexner siguen con vigencia, al estimar que deberá llegar de nuevo un tiempo favorable a la búsqueda generosa, altruista, de conocimientos, de manera similar a los procederes de grandes creadores en poesía y música.

Leer más...

Lucía Donadío, trazos de infancia

La suave prosa poética de Lucía Donadío conserva las llaves que abren la cerradura de los recuerdos. Las claves íntimas de una infancia rodeada de prohibiciones y negaciones, de imposiciones y autoritarismo, regresan una por una en sus pequeños y conmovedores trazos. Desgarramientos y despojos. Desamparo. Dolores, tristezas y frustraciones. Temores. Amores  deseados. Y distintas ausencias se recuperan con valor en estos relatos de amorosas y adoloridas intimidades, sumisiones y silencios ("Filas", "Destierro", "Niña").

Leer más...

Revista "Autores y Editores" No 1 (CDR, Bogotá 2014)

 

Archivos de la Revista Aleph, en la crónica de una obsesión (Video)

Video de presentación en "Coloquio Internacional: 'Ilusión y Materialidad' de los archivos literarios" (Universidad de los Andes, Bogotá , 7 de mayo del 2014): "Archivos de la Revista Aleph, en la crónica de una obsesión". Muestra de su acervo cultural en 48 años de existencia.

Ingeniero de caminos en reportería

Desde los tiempos de estudiante universitario, en los alucinantes años sesenta, he sido preguntador sin tregua, siempre tratando de acceder a personalidades mayores en busca de su testimonio de vida, de su acontecer intelectual, académico, artístico, literario o científico. La primera vez me acerqué al científico alemán, Hans Herkrath, en la compañía de mi profesor de física, el inolvidable I.C. Alfredo Robledo-Isaza, después de escucharle impactante conferencia, en nuestra Escuela UN de Ingeniería, sobre la apertura del canal San Juan/Atrato con uso de energía nuclear; testimonio que publiqué en la edición número uno de la Revista Aleph (1966). Se trató de un diálogo recogido en cinta de carrete (en aparatosa grabadora marca Niccon, creo) y transcrito en una primera versión taquigráfica por la inteligente Alba Serna-Rivas, por entonces secretaria del Decanato en nuestra Universidad Nacional de Manizales, luego abogada y políglota.

Leer más...

GABO entre la soledad, la música y la nostalgia

"Cien años de soledad" en su singular expresión del “realismo mágico” no deja de ser la respuesta que evidencia Carlos Fuentes en la novela latinoamericana, como "la narración de una herida y la cicatriz de la misma". En las obras de García-Márquez pareciera que hay un destino de fatalidad, pero si se miran más al fondo se encuentra que en ellas somos, como en la realidad, una cadena de desgracias, en simultaneidad con el ímpetu de creación y laboriosidad, con atisbo a la superación de aquellas por los caminos de la educación y la cultura. La idea de fatalidad en sus obras tiene asidero de interpretación en analista tan respetado como William Rowe, quien la considera, para el caso de “Cien años de soledad”, debida al “deseo incestuoso”, como “trampa de Edipo” que gravita en la obra, pero también señala esa característica inherente a la “atmósfera de reclusión y de inevitabilidad” propia “de los estados del tiempo, los olores, la repetición de nombres y eventos y los procesos de deterioro físico y social”, tan presentes en la novela. Muy a pesar de esta apreciación, me parece que sí hay una solución advertida en la novela, con desarrollo en los escenarios puntuales del cuarto de Melquíades y la librería del sabio catalán, con el consiguiente despliegue del grupo conformado por Álvaro, Germán, Alfonso y Gabriel, con quienes se da salida realista al problema, personas de carne y hueso, con obra literaria reconocida, de impacto en la sociedad, en cabeza del propio Gabo. Llamado para los cambios que se anhelan en la comunidad.

Leer más...

La educación, un cuento de nunca acabar

Los grandes poetas, de todos los tiempos, saltan en verdades y bellezas, con el uso de metáforas de pensar, en medio del deslumbramiento. Así, José-Emilio Pacheco en un poema de recuerdo nostálgico dijo: “Lluvia de arena como el mar del tiempo./ Lluvia de tiempo como el mar de arena.” El tiempo inasible y misterioso nos involucra de manera fatal y elocuente, con la marca del destino. Como en las dunas en los desiertos, nuestras vidas son peregrinas, con entraña nómada. Y lo que hagamos tiene esa impronta de finitud. Pero en el suceder de generaciones la sociedad elabora caminos, siempre zigzagueantes, incluso con caídas y retornos. El método: prueba y error. Ensayamos, casi siempre con improvisaciones desconociendo el pasado. Colombia es claro ejemplo, más trágico por cuanto cancelamos de un plumazo el conocimiento de la historia en la educación formal.

El efecto más dramático lo tenemos en la Educación. No hemos conseguido un rumbo cierto, y a tientas nos movemos, como vendados los ojos, por senderos escabrosos. Tuvimos tres momentos felices con proyectos y realizaciones ambiciosas por lo prospectivas: 1. El plan de educación de Santander, en el origen de la República, 2. Los Radicales del siglo XIX y 3. La “República Liberal” del siglo XX. Y agregamos otra frustración, a mediados de los noventa del siglo pasado, al desconocer las recomendaciones de la “Misión de los diez sabios”, en cabeza de Rodolfo Llinás. Fuerzas retardatarias dominantes echaron atrás esos logros que incluyeron, por ejemplo, el modelo de escuela activa, la preparación de docentes en la Escuela Normal Superior, la descentralización formadora en diversidad de regiones y programas académicos integradores en ciencia, arte, humanismo, además de la valoración de la ciencia como método pedagógico. Hoy le apuntamos a la competencia rentable con formaciones técnicas de economía administrativista, atrayente en los negocios internacionales, con visión unidireccional del desarrollo, mediatizado por el signo de pesos. El desarrollo humano poco cuenta. Nos comparamos con indicadores internacionales en frías cifras.

Leer más...

Cuando las cosas arrastran las palabras

Borges hizo evidente que la poesía es magia y el medio misterioso es el lenguaje. Las palabras tienen carga de efectividad, por lo que dicen o por lo que quieren decir. Al escribir o hablar se dicen cosas que dan para variados sentidos. La ambigüedad reina. El misterio es palpable. Y la precisión, es decir, esa extraña concordancia entre lo que se dice y lo que se quiere decir, no es bien común, ni del común sentido.

Las conversaciones en la vida cotidiana están plagadas de lugares y de exploración espontánea por significados, por interpretaciones, asaz inconscientes. La transmisión oral responde a contar historias, a relatar momentos de la vida o situaciones de cualquier orden. Se llevan y traen mensajes. Y la comunicación entre las personas tiene visos de simpatía, de indiferencia, también de amor y de odio. Hay quienes al saludar lo que hacen es despedirse. Y cuando se presentan individuos, además del nombre de identificación que pasa de largo, se suele preguntar por cómo está la contraparte.

Leer más...

Imposturas intelectuales y académicas, a partir de Sokal y Bricmont

En los tiempos que andan, y otros anteriores, han hecho carrera diversas formas de simulación en la Cultura, a la manera de apariencias, o de coqueteos insustanciales, o de meros remedos con tergiversación o acomodo mañoso de asuntos. El mundo académico es muy propicio a esas dolencias, pero también se observa en autores consagrados como individualidades que por prestigio son más convincentes. La ciencia es un recurso de echar mano por legos para atrapar lectores y audiencias. Las jergas confusas también son propias para descrestar y engatusar incautos, desligadas de la racionalidad. El llamado “posmodernismo” ha sido prolífico en esas confusiones.

Por recomendación de Lorenzo Calderón-Jaramillo di con el libro “Imposturas intelectuales”, de dos destacados físicos: Alan Sokal, aplicado en la Universidad de Nueva York, y Jean Bricmont, de la Universidad de Lovaina (Ed. Paidós, Barcelona 2008; 316 pp.)  Ambos se dedicaron a explorar contenidos de verdad en textos reconocidos de autores consagrados. Desde el prefacio advierten del “empleo abusivo” de elementos de la ciencia por parte de autores como Jacques Lacan, Julia Kristeva, Luce Irigaray, Baudrillard, Jean-François Lyotard, Paul Virilio, Michel Serres y Gilles Deleuze. Esa singular obra padeció ataques de todo tipo, y ellos aceptan no haberse ocupado de controvertir con el radicalismo político sino de objetar la confusión intelectual. Identifican de entrada al “posmodernismo” como “una corriente intelectual caracterizada por el rechazo de la tradición racionalista de la Ilustración”, además del desprecio del que hace gala por comprobaciones empíricas y de la mirada despectiva por la ciencia, a la que considera como narración, mito y solo construcción social.

 

Leer más...

Renacimiento en el Trópico o el retorno a la creación

Mario Calderón-Rivera (1932-2014) escribió juicioso libro, en paréntesis de enfermedad que lo llevó a la muerte, con la historia y alcances del “Centro Las Gaviotas”, en el Vichada, creado y orientado por el científico Paolo Lugari, que alcanzó a publicarse: “Renacimiento en el Trópico – Paolo Lugari o los tiempos de Gaviotas” (Ed. Gaviotas, 2012; 260 páginas).

“Juan Salvador Gaviota” (la obra de Richard Bach) es referente de alto vuelo para estar fuera del tiempo, o como lo concibiera el pionero Paolo Lugari: “Lejos de todo y cerca de nada”, medida de la capacidad de riesgo para un emprendedor de esa naturaleza. Además, con la comprensión de estar en un planeta con situaciones angustiosas por los deterioros ambientales que llevaron a plantear un renacimiento del Trópico, en cierto sentido de retorno a los procesos de la madre Naturaleza.

A la vez, alude a la obra de Alan Weisman, “Gaviotas, A Village to Reinvent the World” (Gaviotas, una aldea para reinventar el mundo), que le antecede al libro en la tarea de ponderar la dimensión histórica de una obra. Gaviotas, nombre apropiado, que resalta la dimensión creadora, puesta al servicio de resolver problemas álgidos en el mundo. Aspecto que recoge en frase sabia enunciada por Lugari al recibir el doctorado honoris-causa de Carnegie Mellon University: “De lo que se trata es de recuperar la piel de la Tierra”.

Leer más...

"La mirada desobediente" de Adriana Hoyos

El caso de Adriana Hoyos es el de una infancia entre dos orillas que la sitúa en ese espacio, al parecer, sin arraigo donde acaso se presiente con mayor rigor la levedad del ser, lo que mantiene el espíritu en inquietud constante y parece responder positivamente a la ingravidez de nuestro ser en el universo. La mirada desobediente, título de este poemario, nos da algunas pistas sobre la actitud vital de esta poeta: al fin y al cabo toda poética acaba siendo una ética, es decir, una forma de ver y de mirar el mundo.

No mirar atrás, ordenó Yahveh a Lot y su familia cuando les permitió huir de Sodoma. Pero Edith, que así se llamaba la mujer de Lot, le desobedeció. En castigo a su curiosidad, ese dios severo la convirtió en una estatua de sal. Del mismo modo, la mirada desobediente es un desacato a las normas y usos sociales que advierten sobre el peligro que espera a los curiosos. Lo paradójico de estos mandatos divinos es que sin la curiosidad no habríamos descubierto otros mundos. Por tanto, tendríamos que rendir culto a la desobediencia si pensamos en Alicia explorando lo fantástico de una realidad tabú para las personas sensatas.


Leer más...

El libro, una pasión desbordante (en minorías)

En esta época del dominio ciberespacial sobre las cosas terrenales, suele especularse sobre el fin del libro en papel a favor del virtual. Al parecer, de lo que se trata es de una coexistencia en formas del libro. La novedad ha hecho su agosto con crecimiento intempestivo de ventas y susto de los libreros tradicionales, pero con los meses y años parece que todo va regresando a su debido lugar: el libro tradicional sigue produciéndose y los consumidores lectores adquiriéndolos, incluso frecuentando préstamos de bibliotecas como en el caso de la Luis Ángel Arango, de cobertura nacional. Asimismo, el acceso al libro digital tiene su lugar, en simultaneidad, con alcance en maneras apropiadas como las “tabletas.

Leer más...

Copyright ©Powered by Ciudadeje.com